lunes, 31 de agosto de 2015

Top 5 errores sobre Julio Ramón Ribeyro

lunes, 31 de agosto de 2015

6 floritos
Hoy, como todos los días, cundió una noticia que, para variar "remece las redes sociales"(?). En resumen, harto trolleo por los garrafales errores que cometió la Municipalidad de Lima tratando de homenajear por su cumple al maestro Julio Ramón. 



Lo extraño de esto no son estos fails, sino que la gente se siga sorprendiendo de estas patinadas pues, cualquier hincha de Ribeyro que se respete sabe que durante toda su vida sufrió una interminable lista de erratas. Incluso lo dice en una de sus Prosas apátridas (la 198): "Quedarás tú, como tus libros, lleno de erratas, nadie te comprenderá".

Ahí les van:


1. En Las botellas y los hombres: En su tercer libro de cuentos, publicado por Populibros, el título salió al revés y fue publicado como "Los hombres y las botellas". Parece una tontería, pero queda mucho mejor como estaba previsto. Incluso, hasta hubo una errata en su pago: "El dinero de Populibros llegó finalmente a Cannes aunque con Ribeyro escrito con V." (Carta a Juan Antonio del 22 de julio de 1964).

2. En Tres historias sublevantes: Su siguiente libro de cuentos también tiene hartos roches. En la contraportada también se equivocan con su fecha de nacimiento diciendo que es 1930 cuando en realidad fue 1929. Luego vuelven a regarla cuando mencionan que Los gallinazos sin plumas se publicó en 1959 cuando realmente fue en 1955: 
"Mi libro tiene muchas erratas, algunas verdaderamente graves que vuelven incomprensibles ciertos párrafos" (Carta a su hermano Juan Antonio, 8 de junio de 1964)

3. En Los geniecillos dominicales: Ese mismo año publicó su segunda novela ganadora de un concurso organizado por un periódico que no sé como sigue existiendo ("Expreso"): el libro tenía 24 páginas cortadas y otras 24 repetidas: "Su edición es infecta (...) con una letra enana una diagramación demencial y un cúmulo de errores (omisiones, repeticiones, etc.) (...) No puedo presentar libros plagados de erratas o mutilados(Carta a su hermano Juan Antonio, 1 de julio de 1965).

4. En Prosas Apátridas: En la segunda edición (Milla Batres, 1978) hay pliegos que salen duplicados (por lo menos en la que tengo a la vista) y la carátula (al menos para su autor) tenía algunos defectos de impresión: "La carátula me parece pésima, chata, sin relieve, insípida (...) tengo la impresión que se han olvidado de imprimir un color" (La tentación del fracaso, Diario, 21 de agosto de 1978).

5. En La juventud en la otra rivera: Sin comentarios.

Y hay muchos ejemplos más, como el caso de una edición francesa en que apareció la fotografía de un hombre negro en lugar de la suya en la contraportada del libro. Incluso, hasta ahora la editorial Gallimard se equivoca cuando dice que solo publicó dos novelas, cuando en realidad publicó tres. Así, que no nos arañemos tanto. 

¿Quieren más ejemplos? Varias veces reemplazaron La palabra del mudo por "La palabra del mundo" (aquí hay un ejemplo). En Perú 21 se equivocan con el año de la publicación de Los gallinazos sin plumas y peor es lo que pasa en Universia (sí, esa página que se supone que representa a las universidades y la investigación) que en un artículo lo "mata" en un año y lugar errados (dicen que murió en París en 1993).

Hoy también el centro cultural de Petroperú mató a Ribeyro antes de nacer, pero pasó más caleta.

Debe estar sonriendo, si es que aún se encuentra en algún lugar. Feliz cumpleaños, maestro.

Algunos memes que salieron en respuesta:


Resultado de imagen para error ribeyro


Resultado de imagen para error ribeyro
Continue reading >>

lunes, 24 de agosto de 2015

Llenando slams

lunes, 24 de agosto de 2015

0 floritos
Definitivamente es mejor leer que escribir. A veces, escribir da flojera, no hay ideas o simplemente uno tiene una vida. Y en esos casos, nada mejor que acudir a los clásicos test de lectores, esa suerte de encuestas virtuales que pululan por la red. Incluso, ya llené uno similar, hace un tiempo. Algo bastante pasado de moda, pero entretenido, como los slams, los blogs o leer, en suma.

1. Uno que leyó de una sentada: Ufff, varios. Muerte en
Venecia o El animal moribundo de Roth, por ejemplo.

2. Uno que se haya demorado mucho en leer: Ulises (10 meses para ser exactos).

3. Uno que sea un placer culposo:  Los de Graham Greene, supongo.

4. Uno que le gusta a todos menos a usted: El astillero 

5. Uno de viajes: El señor de los anillos.

6. Uno de un Nobel: Ensayo sobre la ceguera.

7. Uno muy divertido: Con el último que realmente me he carcajeado es con La tía Julia y el escribidor.

8. Uno para leer por fragmentos: El avaro de Luis Loayza. También podrían ser varios libros de Fernando Iwasaki o algunos de Rosa Montero como Pasiones o Historias de Mujeres.

9. Uno con una excelente versión cinematográfica: Drácula (la de Brian de Palma).

10. Uno con una pésima versión cinematográfica: Viaje al centro de la tierra (la de Brendan Fraiser).

11. Uno que lo haya motivado a visitar algún lugar: Los ríos profundos. Aunque uno de los lugares clave no es turístico, lo visité aquí.

12. Una biografía: ¿Puede ser autobiografía?

13. El primer libro que leyó en su vida: Fábulas de Esopo

14. Uno que haya odiado hace años y hoy admira: La insoportable levedad del ser.

15. Uno que haya amado hace años y del que hoy reniega: No se me ocurre ninguno. 

16. Uno ruso que sí haya leído: El destino de un hombre de Mijail Sholojov. Una obra maestra, cortita. 

17. Uno de este año: No tengo presupuesto para libros tan recientes que aún no se rematan en saldos.

18. El que más veces ha leído: Deben ser los de Star Wars.

19. Uno que lo haya sorprendido por bueno:  1984. No sentía algo así desde el colegio.

20. Uno que lo haya sorprendido por malo: El almuerzo desnudo. Debe ser el único libro que he dejado en los últimos cinco años.

21. Uno de cuentos (no valen antologías): El llano en llamas. Realmente te transporta a México.

22. Uno de poemas (no valen antologías): Alguno de Borges

23. Uno que le gustaría volver a leer en su vejez: Los detectives salvajes.

24. Uno que no le prestaría a nadie: ¿Por bueno o por malo?

25. Uno para aprender a perder: La palabra del mudo.

26. Uno que asocie con la música que le gusta: Tokio Blues.

27. Un libro que le regalaron y no le gustó: Dora Bruder de Patrick Modiano. Creo que no era para el Nobel, no es malo, pero no me terminó de convencer. Espero que la persona que me lo regaló no lea esto, jeje.

28. Uno que lo haya asustado: La música del azar de Auster.

29. Uno que se haya robado: París no se acaba nunca de Enrique Vila-Matas.

30. Uno que pueda salvar vidas: Siddartha.
Continue reading >>

lunes, 17 de agosto de 2015

Hudson el redentor, una introducción a Diego Trelles

lunes, 17 de agosto de 2015

0 floritos
Entre los muchos autores peruanos que no he leído (y que leería si me prestaran sus libros, porque sinceramente no pienso gastar un sol más, menos por algo que ni sé si me gustará) se encuentra Diego Trelles. Ahora que lo veo tampoco se encuentra en la convocatoria a la Selección peruana de Estruendomudo, que ya comentaremos otro día. Mientras tanto, demos un vistazo a su primera obra: Hudson, el redentor.

Los cuentos de este libro son básicamente historias de aprendizaje o de crecimiento, de la ingenuidad y de la juventud que tratan de formar un conjunto que parezca novelesco. Es decir, intenta un efecto similar al de otros libros de cuentos peruanos, también operas primas, como Casa de Islandia de Luis Hernán Castañeda, Lecciones de Origami de Augusto Effio o Los inocentes de Oswaldo Reynoso. Aunque el mejor libro que leído de este estilo debe ser Historia Argentina de Rodrigo Fresán.

Curiosamente los textos escritos en Lima, me parecen mucho mejores que los pergueñados en Austin. De los siete los más recomendables son: "El ritual del cómputo", "Memorias de Laura" y "Los muertos no hablan". 

El lenguaje en general está muy bien trabajado, se nota que hubo esfuerzo, por los menos en algunos de los relatos. Si hubiera seguido así, le hubiera puesto 4 estrellas en goodreads, pero le puse 3 por lo forzado de tratar de crear estructuras "originales" (diario, carta, narración de partido de fútbol, etc.) en los cuentos, lo que aporta poco. Hay que ser ingenuo para creer que todo ello es novedoso (aunque, quien sabe, quizás si lo era en el 2001). "Historia de Melvin y una mujer que espera" sería genial si se le quitara la parte de la radio, que no aporta casi nada y parte en dos la historia por gusto.

Otra razón para el puntaje fue insistir en el tema del sexo, yerba, coca, trago, etc. etc., ese realismo sucio tan común, que ya aburre y hasta parece que mucho de lo que se le critica al cine peruano se podría aplicar a la literatura también.

Otra ingenuidad es la aplastante influencia de Vargas Llosa: usar diálogos de distintos tiempos, como hace el Nobel en la La casa verde o en Conversación en La Catedral, no creo que sea la mejor idea para un cuento corto. Y eso se ve en "Los muertos no hablan" o "Jauría". No es que lo haga mal, al contrario, creo que le sale. La pregunta es si vale la pena usar esa técnica en un cuento breve y, para empezar, si vale la pena copiarse tanto otro estilo. 

Algo similar sucede con los diálogos seguidos de comas y nombre del personaje (apodo más bien), otro clásico de MVLL. Muy al estilo Los cachorros, como de alguna forma lo reconoce en esta entrevista. Ese probablemente debe ser el libro al que le debe más Hudson... junto al ya mencionado Los inocentes. No es casualidad, que la literatura peruana sea tan adolescente, como comentamos hace tiempo. Este problema de las influencias muy marcadas se ve también en otro cuentista peruano: nos referimos a Gustavo Rodríguez y su Trece mentiras cortas.

Creo que es más agradable una influencia sutil, que no se note (al menos de forma tan evidente). Un ejemplo de ello para este libro sería Ribeyro. Al igual que en La palabra del mudo, en estos cuentos se ve el aprendizaje de jóvenes de la clase media de Lima, personajes sórdidos, el mar etc. donde Magdalena es casi igual a Barranco, todo impregnado por esa sensación de fracaso que empieza desde el título. Una influencia que queda bien porque pasa desapercibida, aunque al final la malogra diciéndolo textualmente en el último cuento, cuando menciona a la higuerilla, pero bueno.

Sin embargo, el tema central, el fracaso, está bien trabajado. Incluso el personaje que termina mejor, el Chato, solo es un profesional que trabaja en un diario, casi un Zavalita que se quedo sin la chica que amaba (otra similitud con MVLL). El fracaso es otro tema muy ribeyriano y, como comentamos hace un tiempo, Ribeyro y Joyce son muy parecidos para explicar la parálisis de los personajes y como reaccionan al fracaso. En este libro pasa algo similar, quizás no sea casualidad que el último cuento de Dublineses sea "Los muertos", y en Hudson..., "Nosotros los muertos". Y ambos se supone que engloban toda la temática anterior y son el cierre del libro, aunque en el caso de Hudson... creo que el último cuento no fue el mejor.

Luego de los pro y contra, siempre queda una pregunta que puede resumir cualquier reseña: ¿Leerías otro libro de Diego Trelles? Y la respuesta es sí, si lo haría porque es muy difícil que el primer libro de un autor, publicado a los 24 años, no tenga imperfecciones y porque los aspectos positivos de este libro nos generan curiosidad para descubrir como evoluciona el autor. Así que allá vamos El círculo de los escritores asesinos y Bioy. ¿Alguien me lo presta?
Continue reading >>

lunes, 10 de agosto de 2015

Selección peruana 1990-2005

lunes, 10 de agosto de 2015

0 floritos
Selección peruana 2000-2015, fue una de las novedades más destacadas de la FIL. Algo que inicialmente llamó mi atención fue el cambio en comparación con el equipo que salió hace diez años, la llamada Selección peruana 1990-2005. Antes de comentar la más reciente "alineación", quizás sería bueno partir de ahí donde empezó todo esto de las convocatorias (además que no voy a volver a caer en comprar el libro actual, al igual que ya no compro entradas para ver las Eliminatorias). 

Curioseando entre papeles viejos encontré mi ¿comentario? ¿crítica? de la primera Selección peruana. Parecerá ingenuo y hasta oportunista pues es fácil comentar con una década de ventaja, pero me limito a transcribir exactamente lo que puse ese día del 2006 (si me creen o no, no importa). El puntaje y el desempeño están circunscritos al cuento presentado en esa ocasión, no a toda su obra. 



Mario Bellatin (7): Realmente impredecible, pero eficiente. Sabe tomar riesgos inteligentes y productivos. Es un referente, su experiencia lo respalda.

Luis Hernán Castañeda (7): Pareciera que tuviera muchísimos partidos jugados. A pesar de su juventud tiene gran técnica y habilidad. Todavía puede mejorar su capacidad de definición.

Alexis Iparraguirre (4): Sin duda tiene recursos, pero le falta ritmo, rapidez, explosión ¿Será porque está muy gordo? De cal y arena. Irregular, en suma.

Sergio Galarza (6): Bien en lo suyo: la jugada práctica y corta, sin artificios innecesarios, que lo ayudan a mantener el aburrimiento lejos de su área. Es uno de los experimentados del equipo.

Jorge Eduardo Benavides (5): Esperábamos al jugador de anteriores jornadas. Predecible, sin sorpresas, un pobre desempeño más de un calichín que de un hombre de su recorrido. 

Fernando Iwasaki (7): Aunque lleve varias temporadas en Europa, no tiene nada de "pecho frío". Muy técnico y con un concepto férreo de la estrategia. Podría salirse un poco del libreto pensando en el público. 

Ricardo Sumalavia (4): Un primer tiempo soso y para el bostezo, dio paso a una segunda mitad con más emociones, pero al final se mantiene en el limbo. Intrascendente.

Ivan Thays (2): De lo más bajo del combinado bicolor. Sin explosión ni fantasía. Soporífero. Abusa de lo personal, sin éxito. Raro para alguien que ha pisado el Viejo Continente. Ojalá mejore.

Santiago Roncagliolo (6): Sin la picardía de Pudor, tuvo un par de pinceladas que bastaron para mantener despierto el lado ofensivo. Esta vez parece que no tuvo un desempeño al 100%.

Enrique Planas (4): No es un mal jugador, pero definitivamente no es un goleador. No es de los que "gana por K.O.". Hizo varias jugadas de más. No nos convence.

Daniel Alarcón (8): La gran promesa peruana, junto con Castañeda. Tremenda garra, confianza en si mismo, técnica, mística con el público. Algunas imprecisiones que no afectaron un gran partido.  

Disculparán lo intrascendente y arcaico de mi texto. El intento de querer parecer gracioso u original. Suele pasar con los blogs... y también con las antologías.
Continue reading >>

lunes, 3 de agosto de 2015

Último día en la FIL

lunes, 3 de agosto de 2015

0 floritos
Este es el segundo año en que la Cámara Peruana del Libro es presidida por el dueño de unas editoriales peruanas más importantes: PEISA. Y la Cámara es la que se encarga de organizar la FIL Lima. Quizás la visión de una persona con mucha experiencia en el negocio como Germán Coronado es lo que ha traído la sensación, quizás injustificada, que esta feria ha sido un poco mejor que otras. O al menos, de esta me quedan algunas recuerdos más que de otras.

Quizás la principal novedad fue la presencia de dos pesos pesados del mundo editorial por primera vez en el Perú: Penguin Random House o Harper Collins. Y por primera vez también el stand del que quizás sea el mejor lugar para comprar un libro en Lima: Librería Rocinante de Pedro Ponce. Créanme que es bien difícil encontrar un mal libro entre sus estantes. Aunque claro, los precios no son los de la Jr. Rufino Torrico.

 

Entre los lanzamientos que me gustaría leer, y por supuesto no compré, están el último de Rosa Montero (secuela de Lágrimas en la lluvia, como comentó en una entrevista) el último de Harper Lee (secuela de Matar a un ruiseñor) y la nueva Selección Peruana de Estruendomudo, esta vez 2000-2015 ¿eso quiere decir que la anterior ya no vale? Porque al ojo con las justas se repiten 3 nombres (Daniel Alarcón, Galarza y Sumalavia), es un cambio radical. Y, aquí entre nos, creo que para bien.


Y claro, vi mucha, muuucha gente. Un chico al que le vendí algunos libros, una chica de un círculo literario, un excompañero de clase que todo los años coloca en su facebook que "su libro se encuentra en la FIL" (el del Chorri también ¿y?). Es decir, los frikis de siempre. Y el máximo de ellos, no podía faltar: 



También vi al ex-canciller García Belaúnde haciendo tremenda cola en Planeta, a Clara Elvira Ospina cerca del lugar para firmar a favor de la renovación de la Ley  del Libro (tema que trataremos), a Fernando Ampuero corriendo apurado, a Francisco Ángeles (creo) cerca de los libros de Santillana y hasta a Onur y Sherezade (personaje literario si los hay) ahora que Las mil y una noches están de moda (al menos la telenovela).



Y como para estar a tono con los tiempos que corren, aunque no fue una granada como en en algún circo, la delincuencia estuvo presente también. No, no estamos hablando de los accionistas de Crisol, sino del robo de una cámara que sufrió un patita que estuvo haciendo cola para que le firmen un libro. Por lo menos no perdió su efectivo. Y yo tampoco, porque fue la primera vez, en mucho tiempo, que no compré ningún libro. Creo que es otra cosa que recordaré de esta FIL. 
Continue reading >>
 

0 en literatura - Copyright  © 2012 All Rights Reserved | Design by OS Templates Converted and modified into Blogger Template by BTDesigner | Back to TOP