miércoles, 28 de octubre de 2015

"Nuevos juguetes de la Guerra Fría" - Juan Manuel Robles

miércoles, 28 de octubre de 2015

0 floritos
Este no será un comentario, reseña, crítica, opinión o resumen de Nuevos juguetes de la Guerra Fría. Sería difícil hacerlo, porque es complicado ser objetivo con este libro. No es común, al menos para mí que no manyo a nadie del mundillo literario peruano (?), comentar el libro de alguien que uno conoce (solo me paso una vez con el libro de cuentos de mi ex-jefe). Aunque decir que conocemos verdaderamente a alguien es mentir. Como recordar.

Así que empezaré de nuevo, no conozco a Juan Manuel Robles, bueno, conversé con él algunas veces de casualidad, mientras cada uno esperaba a sus respectivas enamoradas que eran amigas. Una vez fuimos los cuatro a tomar algo, no estoy seguro si esa vez contó su historia del pionero. Probablemente no pero, después de leer esta novela, quiero creer que sí. Así de mentirosos son los recuerdos.

Aunque también es difícil comentarlo porque es una novela que juega con la memoria de muchos de (¿mi? ¿nuestra?) generación, tiene un feeling que es difícil de resistir. Los que vivimos, o al menos recordamos algo de los años 80, podemos sentir por instantes algunos de los recuerdos de la obra. Yo también adoraba a los G.I. Joe, creo que tuve como una docena, me asustaba V. Invasión Extraterrestre, probablemente el "primer contacto" con los aliens (al menos en la ficción). Me encantaba también el KFC y usé sus juegos (era el único lugar de comida rápida en esa época: Mcdonald's y Burguer King llegarían en 95-96, Starbucks, Dunkin, etc. mucho después). A Lápiz y Tornituerqui no los ubico ¿no seré tan viejo? ¿o seré demasiado? El tiempo también es ilusorio.

Al MRTA sí lo recuerdo y la relación de su símbolo con otro no fue tan sorprendente, pero sí muy efectiva. En la novela nos damos cuenta que los terroristas no son invasores ni extraterrestres, son como nosotros, son nosotros, pueden ser más cercanos de lo que te imaginas. Y eso es mucho más monstruoso. Y difícil de aceptar.

Lo interesante, como lo dijo también José Carlos Yrigoyen, es que no exagera con los referentes ni con la nostalgia, ni cae en la cursilería barata. La novela tiene la dosis exacta de elementos que contraponen "lo infantil" con "lo adulto" y están bien relacionados. Y no, no aparecen sables láser como se menciona en la publicidad de la contraportada, lo que parece más bien un deseo inconsciente, quizás producto de la cercanía del estreno de The Force Awakens.

Ya lo dijo Ribeyro en una de sus Prosas Apátridas (la N.° 23): "Es falso, pues, decir que los niños imitan los juegos de los grandes: son los grandes los que plagian, repiten y amplifican, en escala planetaria, los juegos de los niños". Esta obra lo confirma.

Y esos juegos, se mezclan en nuestro recuerdos, que a veces son pequeños y escurridizos como un caballito de mar, como un hipocampo, pero a la vez están dentro de nosotros, como el otro hipocampo, el del cerebro, que nos permite recordarlos.

Pero recordar no es cualquier juego, puede ser muy peligroso. Si la memoria es un conjunto de habitaciones con imágenes, hay que tener cuidado y avanzar cauteloso, como en Doom, y mejor si uno está armado con una Makarov, no vayamos a encontrar algo que hubiéramos preferido no descubrir nunca.

(Recuerdo (yo no tengo derecho a pronunciar ese verbo sagrado, sólo un hombre en la tierra tuvo derecho y ese hombre probablemente sea Iván Morante) otra "Prosa apátrida" sobre esto (la N.° 56): "(...) no somos dueños de nada, ni siquiera de nuestro pasado. Todo lo que hemos vivido y que tendemos a considerar como una adquisición definitiva, inmutable, está constantemente amenazada por nuestro presente, por nuestro futuro (...)").

Eso le pasa al protagonista: su pasado se transforma radicalmente, luego de descubrir algo, y la historia da un giro a lo Dan Brown (?) con hartos códigos para descifrar, tumbas, huesos, sótanos, espías, conspiraciones y hasta la CIA.

El título de la novela, que un principio no me gustaba, luego de concluir la lectura me parece mejor, resume varias dicotomías: los juegos y la guerra, lo novedoso y algo tan aparentemente "de museo" como la Guerra Fría y, claro, la infancia y la adultez.

Y así, de La Habana a La Paz, de Lima a Nueva York, esta novela se suma a otras que se basan en la memoria y lo autobiográfico y que vienen siendo publicadas en años consecutivos: Contarlo todo (2013) de Jeremías Gamboa y De noche andamos en círculos (2014) de Daniel Alarcón. Pero esta es mejor. 
Continue reading >>

lunes, 19 de octubre de 2015

David Safier

lunes, 19 de octubre de 2015

2 floritos
Aunque parezca increíble existen alemanes graciosos. Y, lo que sí es perfectamente creíble, hay escritores que me encanta leer aunque no sean muy considerados por el público o la crítica. Algo así como un guilty pleasure. Claro, en el caso de David Safier, habría que decir que es bastante conocido y todos sus libros son éxito de venta, tanto así que en castellano se han publicado sus novelas al ritmo de una por año, de la siguiente forma:

2009 - Maldito Karma 
2010 - Jesús me quiere 
2011 - Yo, mi, me... contigo
2012 - Una familia feliz
2013 - ¡Muuu!
2014 - 28 días



Lo descubrí en 2010-2011 y me causó curiosidad, pero como suele pasar en las librerías los precios eran criminales. Me compraría los dos primeros en Buenos Aires muy baratos (el equivalente a 3 dólares) y de ahí he tenido suerte para no pagar mucho por ninguno.

Esa tarde en la calle Corrientes, como no había que pagar mucho, me arriesgué, total, serían fáciles de revender por estos lares en caso no me gustaran. Lo que me sorprendió de Maldito karma fue lo divertido, las frases ingeniosas y el ritmo que no decaía a pesar que el esquema de los sucesos era predecible (desde el título y la carátula del libro). 

Pero fue con Jesús me quiere donde realmente me cagué de la risa, no solo es un libro que recomendaría a cualquiera con un mínimo de sentido del humor, sino probablemente es el libro con el que más me he reído en mi vida. Supongo que es cuestión de perspectiva: así como Maldito karma no se burla del hinduismo, Jesús me quiere tampoco se está burlando del cristianismo.

Yo, mi, me...contigo, que leí al año siguiente, también es muy gracioso, aunque no tanto como el anterior. Para eso, yo ya era un fan del teutón con cara de nerd. Y sería un año más tarde, con ¡Muuu! donde sería su hincha oficial. La aventura bovina no solo es muy divertida sino es probablemente la historia más trepidante de todos sus libros. Sería recién este año, cuando leí Una familia feliz, que sentí que la fórmula se agotaba un poco porque, como todos los escritores, Safier también tiene ciertos elementos que se repiten en sus obras.

Debe ser por eso que ha cambiado radicalmente, según él, en su último libro, 28 días, en que el tema no se caracteriza precisamente por el humor: es una historia ubicada en la época del Holocausto que trae los mejores recuerdos de la historia alemana. Aún no lo he leído (estoy esperando que baje de precio, probablemente para el 2016) pero no creo que cambie completamente su estilo, de hecho ya se anunció Maldito karma 2, que saldrá en español este 5 de noviembre, lo que demuestra que esos ingredientes que suele colocar en sus libros van a mantenerse. Pero de su estilo, hablaremos más, tal vez, la próxima semana.

Continue reading >>

lunes, 12 de octubre de 2015

El guardián entre el centeno - J.D. Salinger

lunes, 12 de octubre de 2015

0 floritos
Es difícil decir algo nuevo de un clásico. O aunque sea interesante. Pero igual lo intentaremos.


Primero que nada: es un mate de la risa. No pude evitar reírme del inútil de su profe que tiene una puntería malísima, los estúpidos de sus compañeros de colegio, las chicas idiotas que saca a bailar y que creen que en todas partes hay algún actor o actriz de cine. La burla y el sarcasmo mantienen a flote una situación que en realidad es bastante triste.

Ese es otro punto, el libro, a la vez también es triste y desesperante: un chico de 16 años al que lo expulsan de todos los colegios, al que lo golpean, que está solo y que no sabe que hacer con su vida, que no conoce el amor (ni siquiera alcanza a probar el meramente físico) por más que lo intenta, que realmente lo intenta. Que no entiende a nadie, y que nadie lo entiende. Que solo quiere ser el guardián en el centeno (o el cazador oculto, elige la frase de tu preferencia). Pero que es feliz viendo a su hermana girar en un carrusel, con ese placer que nos dan a veces las cosas más sencillas.

Es físicamente imposible no sentirse identificado con Holden Caulfield, aunque sea una sola vez, aunque sea por una sola frase. Una especie de Meursault teenager, un Raskólnikov gringo, como tantos otros personajes literarios a los que todo les llega al pincho o que simplemente son como otros Bildungsroman que hemos comentado. Pero Holden no solo es el más simpático, sino también el más inofensivo (al menos no mata a nadie). 

A propósito de frases, este debe ser el libro con más frases memorables que he leído (en proporción a su relativa brevedad al menos), me daban ganas de subrayarlo todo, tiene tantas "citas citables" de un adolescente que cae bien, a pesar de su flojera y sus constantes cambios de opinión o de ánimo, sin ser tan pesado como los protagonistas de otro libro del autor, Franny and Zoey, muy floreros y vende humo, pero que, hay que reconocerlo, también tiene su interés y algunas frases ingeniosas.

También sería interesante analizar algunas de las múltiples referencias literarias textuales a varios clásicos de la literatura anglosajona: Romeo y Julieta, El Gran Gatsby, Adios a las armas, Beowulf y varios otros que no conozco y que ni estoy seguro sin son clásicos.

Es curioso el parecido que tiene la novela con Home Alone
2 ("Mi pobre Angelito 2" ): un chibolo que se queda solo en Navidad, vagabundeando entre hoteles y tiendas en Nueva York, la visita también al lago helado de Central Park, el inoportuno y maloso ascensorista, los esfuerzos por hacerse pasar por mayor. 

No creo que haya una influencia, pero, en todo caso, solo sería un aporte más a los incontables a la cultura pop que ha hecho la obra más conocida de Salinger, desde canciones hasta programas televisivos. Una obra tan vendida como prohibida, tan obligatoria en los colegios como leída por asesinos célebres.  Un clásico, en suma.
Continue reading >>

lunes, 5 de octubre de 2015

El peso del corazón - Rosa Montero

lunes, 5 de octubre de 2015

0 floritos
La última novela de Rosa Montero termina con la siguiente frase: "(...) se sentía tan ligera que hubiera sido capaz de echarse a volar. Era prodigioso comprobar lo poco que pesaba un corazón feliz". Y fue un alivio, porque me preocupaba acabarlo y seguirme preguntando de donde venía el título. 

Todo este tema de la ligereza suena similar al mencionado también en La insoportable levedad del ser. Debe ser la idea principal del libro: tomarnos las cosas con más calma, no abrumarnos. En resumen, ser más light. Y esta obra por momentos lo es.


Ya bien empezada la trama, Bruna Husky conoce a alguien muy parecida a ella, pero más simple, más práctica, menos conflictuada. 

Algo así pasa con esta segunda parte o continuación de Lágrimas en la lluvia, que empieza seis meses después de donde terminó la anterior: Bruna Husky está en la Zona Cero comprobando que la buena noticia con la que concluye la primera novela (que la propiedad y venta del aire fue declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional) no ha servido de mucho.

Así, esta novela mantiene muchos de los elementos de la primera entrega: una asesina misteriosa y despiadada, una tierra flotante intolerante y totalitaria, identidades falsas, un romance homosexual, complots internacionales y volvemos a encontrarnos con varios de los personajes de la obra previa como el archivero Yiannis, el policía Paul Lizard, el memorista Nopal, el bubi Bartolo. Una versión, quizás más breve de Lágrimas... (unas 100 páginas menos para ser exactos). Pero además de eso, tal vez faltaba algo más. 

Aunque me encanta la autora española, pareciera que aquí se repite el tópico de que las segundas partes rara vez superan a la original. La trama se resuelve muy rápido (exactamente entre las páginas 350 y 356), sintiéndose por momentos un poco forzada. También es algo predecible la historia de amor principal (y eso que yo soy bien animal para darme cuenta de esas cosas).

Sin embargo, sí podríamos decir que, estamos ante un cambio de la protagonista, tanto físico como, aparentemente, mental. O al menos de los animales con los que se siente identificada y que aparecen en las carátulas de sus libros: si en la primera novela era un oso (único en su especie, solitario, huraño), ahora es un tigre (su mirada felina, y sentirse siempre encerrada, obsesionada por encontrar el "brevísimo instante de la salvación")

Me agradó la visita a un terreno hostil, alejado, que es casi el fin del mundo, ese tipo de lugares que le gustan a la autora y que describió en sus crónicas de Estampas bostonianas y otros viajes. Muy curioso ir a un lugar que en la novela es "las puertas del infierno" en una barca y acompañado de un perro de 3 cabezas, como en la mitología griega.

Al margen de todo, el mundo de fantasía creado por la autora es interesante y entretenido y ojalá se pueda disfrutar en nuevas entregas con Bruna Husky. Porque pase lo que pase voy a insistir tercamente en seguir leyéndola, como insistimos tercamente en la vida. Porque cuando la leo me siento vivo.
Continue reading >>
 

0 en literatura - Copyright  © 2012 All Rights Reserved | Design by OS Templates Converted and modified into Blogger Template by BTDesigner | Back to TOP