domingo, 19 de diciembre de 2010

Días de película

domingo, 19 de diciembre de 2010

4 floritos
Antes todo era más fácil. Al menos ir al cine si lo era. No se necesitaba casi nada, ni compañía. Ir al cine solo es una de mis manías. No me da roche, ni me siento mal, al contrario. Es más fácil que ir con alguien. Con otra persona hay que coordinar horarios, fechas, lugar (que sea en un punto medio del domicilio de ambos) y, lo más difícil, que ambos quieran ver la misma película. Y eso, sin contar las costumbres de cada quien (a mí me gusta sentarme al fondo y sin comer, hay otros que no conciben ir al cine sin pop-corn). Ahora me siento mal. Hace tiempo que no me siento en la butaca esperando que se apaguen las luces...

Y no es solo sino que además, de los últimos libros que he leído, han ido estrenando sus versiones fílmicas. Pero siempre pasa algo que me malogra mi salida cinéfila. De la forma más tonta me perdí la pela de Los hombres que no amaban a las mujeres y también de La carretera y eso que ambas son del 2009, pero recién llegaron el mes pasado a estas tierras. Así pasa a veces. Hay pelas como Iron Man 2 que se estrenan el mismo día que en Estados Unidos, pero hay otras que demoran una eternidad o nunca llegan. Mantengo las esperanzas con Tokyo Blues (2010) y Del amor y otros demonios (2010). Gomorra (2008) ya no creo que venga. Esta última es un documental y el libro es un excelente ensayo sobre los capos de la Mafia en Nápoles. Muy impactante y con una fuerte dosis de credibilidad, uno se siente transportado a las calles dominadas por la Camorra: sangre, drogas, violencia. El ensayo es un género que me gusta sin duda. Quizás otro día postee más sobre esto. Y ya se vienen las películas de Tenemos que hablar de Kevin y Meridiano de Sangre. Ojalá que esta vez no me pierda sus estrenos. No me gusta mucho comprar DVDs.

Y hablando de compras, esta semana me ha tenido cabezón con el tema del "intercambio de regalos" navideño en mi trabajo. Creo que todo el mundo está pensando un poco en eso. En su blog, lammermoor posteó algunos
sugerencias de regalos. Y algunos otros blogs hacen lo mismo. En mi chamba el monto mínimo para regalar es 50 soles y lo único bueno es que todos decimos el regalo que queremos. La chica que se sienta a mi costado, luego de pedirme sugerencias, optó por Lo bello y lo triste de Kawabata y algo de Blanca Varela (no me hizo caso). Su amigo que trabaja en el piso de arriba pidió cualquiera de una lista larga de libros de ciencia ficción y best sellers, donde mezclaban libros aburridísimos como El ocho de Katherine Neville y novedades como lo último de Ken Follet y Umberto Eco. El pata de la oficina de al lado, que ha publicado un par de libros de cuentos, ha ganado un premio y dicen que es escritor, pidió Cuentos completos de Katherine Mandsfield y Neguijón de Iwasaki. Cómo no me tocó regalarle a estos patas monses. Me iba a Quilca y el regalo no me costaba ni 20 lucas (al menos Neguijón está a ese precio).


Pero al final mi opinión no ha cambiado. Estos intercambios, además de una idiotez y de una tergiversación del sentido de la festividad cristiana, son como ya se ha demostrado, un festival de irracionalidad económica. Sería tan fácil que mi "amiga secreta" revele su identidad y yo gustoso la llevaría al lugar donde se encuentra el objeto que deseo para que lo pague. O mejor, que me dé el dinero. O mejor aún, que no haya intercambio.

Sin embargo, ya no puedo echarme para atrás. Regalaré y me regalarán. ¿Qué hubieran elegido ustedes? Estas son mis opciones (recuerden que el mínimo es 50 soles):

- Ensayo sobre la ceguera - José Saramago, o
- Sobre héroes y tumbas - Ernesto Sábato, o
- Papeles Inesperados - Julio Cortázar


Pensé también en El pez en el agua y algún tomo de la última edición de La palabra del mudo. En realidad hay muchos otros libros que serían mejores. Por ejemplo, Bartleby y compañía que en Quilca están vendiendo justo a 50 soles, gracias al dato que me pasó R. de Fenixicidio. Una ganga. Pero dudo mucho que mi ocasional benefactora merodee por el centro de Lima en busca de mi regalo. Así que tuve que usar puros precios de librería nomás. Seguro que desperdiciará su plata (¿mi plata?) en Crisol o Ibero. Y que no sea dura y me compre la edición Alfaguara de la novela de Saramago, no quiero que de ahí me venga con la versión que sacó un periódico, que a mí, la "amiga secreta" me ha pedido un maletín que vale casi 70 soles. Tampoco quiero esa edición en la que sale la portada de la película Ceguera. Sí, creo que estoy siendo un poco exquisito.



Ceguera fue también otra de las películas que me perdí de la manera más estúpida. En esa época no tenía trabajo, ni excusas para perdérmela. Pero decidí ir con una chica y al final pasó cualquier cosa menos ver la pela. Y en la semana siguiente entré a trabajar. Dos años después, otra es la situación (y también la chica) pero mi problema se mantiene. Al final, mi querida M. y yo no nos poníamos de acuerdo sobre que película ver. Y en realidad lo que nos distanciaba era un libro o, mejor dicho, una saga: yo quería ver la primera de Millenium y ella la última de Harry Potter. Al final será para nadie y acordamos ver Amor por Contrato. Muy apropiado para estos días de consumismo desenfrenado. ¿Lo cumplirá? Creo que debí pedir como regalo en el intercambio "tiempo" o "dos entradas inexcusables al cine"."Got me a movie, I want you to know" suena una canción de Pixies en mi compu. Nunca fue tan cierto.
Continue reading >>

domingo, 12 de diciembre de 2010

Haciéndome al sueco

domingo, 12 de diciembre de 2010

2 floritos
Los días antes de un feriado son graciosos. La gente se siente como un viernes, pero actúa como un lunes. Y ese es el problema en el fondo de los blogs, uno nunca es sincero al 100% cuando se sabe que alguien te está mirando (o leyendo).




A mí me pasa lo mismo. Escribo estás líneas desde mi trabajo y es el martes 07. Mientras avanzaba con mis tareas anodinas recordé el canastón navideño que debía recoger más tarde y de solo pensarlo me dio calor. Fui al bidón para combatir los efectos de las altas temperaturas. Mientras me servía agua, veía en la tele el discurso en vivo de Mario Vargas Llosa por haber ganado el Nobel. Mucho de lo que expuso ya se lo habíamos escuchado y leído en varias ocasiones. Sin embargo, conmovió el agradecimiento a su esposa y su emoción por estar ahí donde había deseado estar desde hace tantos años. Y es que con el cierre de aeropuertos en España, la caída que sufrió y hasta la pérdida de la voz es como para darle emoción. Creo que esa emoción también se contagió a sus entrevistadores, como al autor Enrique Planas que no atinó nada mejor que preguntarle a MVLL donde alquiló su frac.




Terminó el discurso. Terminé mi agua. Termino sentado nuevamente en mi oficina. Me puse a pensar en lo que haría en mi feriado. Una opción era terminar de una vez Opiniones de un payaso de Heinrich Böll que la tengo hace semanas y nada. Aunque lo mejor sería ir al cine a ver de una vez Los hombres que no amaban a las mujeres, que por aquí ya lleva algunas semanas de estrenada. Más ahora que las noticias me hacen acordar a la trama. Todo el asunto de Wikileaks parece un Millenium a escala global y Julian Assange una especie de Mikael Blomkvist. Al igual que el personake de Stieg Larsson, Assange parece ser todo un casanova y eso ahora le está trayendo problemas, pues se le acusa de "no tener sexo con condón" (?), aparente delito en el país donde se desarrolla la saga de Millenium.

Y es que la capacidad de Internet es fortísima para revelar secretos y remecer las estructuras del poder. Lo que hacía Lisbeth Salander en el libro es una zapatilla comparado con todo lo que se ha difundido (y falta por difundir) en Wikileaks. En el Perú, la lamentable
sentencia del TC a favor de la censura y las explosivas revelaciones de Jaime Bayly sobre el presidente del país sólo sirven para confirmar el temor de ciertos sectores políticos a la verdad. Y aunque la verdad conociendo a Caballo Loco, no me sorprende lo que dijo el autor de Los amigos que perdí, la idea es la misma: parece que los poderosos darán pelea por controlar la red.

Mientras veía estas noticias, se pasó mi feriado y no vi la primera parte de Millenium, chess. Al menos espero hacerla con las otras dos partes: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire. Títulos raros ¿no? Y ni siquiera parecen ser las traducciones correctas del sueco, al menos según Wikipedia, donde la traducción literal del título de la segunda parte sería La chica que jugó con fuego (en inglés si se tituló como The girl who played with fire). La tercera parte tendría como traducción literal "El castillo de aire que fue hecho estallar" (en inglés se títuló The girl who kicked the hornet's nest, o sea, nada que ver). Y algo similar pasa con la primera parte que en inglés se tituló The girl with the dragon tatto. En fin.

Al margen de traducciones, las otras dos novelas son entretenidas, pero no tanto como la primera. En realidad, ambas son una sola, y es que, como leí en un foro, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina es como El Imperio contraataca porque para saber en que termina la segunda tienes que esperar al final de la trilogía. Y al igual que en ese episodio de Star wars, a los héroes les dan con palo, no tanto como cortarles la mano, pero casi. También hay una sorpresiva revelación de paternidad (solo fató el "Yo soy tu padre"). Y por último, un radical cambio de escenario al inicio, pues hasta ahora no me imagino a Lisbeth Salander fuera de su fría Escandinavia, veraneando en el Caribe, así como sorprende un poco ver a Luke vagando por la helada Hoth, lejos de su caluroso Tatooine.



Se acaba la semana y ya es viernes. Vuelvo a escaparme, esta vez para ver la premiación y un panelista comenta que le pareció un poco contradictorio que Vargas Llosa haya denostado de los nacionalismos en su discurso y que a la vez haya dicho "Al Perú lo llevo en las entrañas". A mí no me parece tan extraño. Quizás sí un poco que en esta misma semana, mientras entregan a un compatriota el máximo galardón de las letras, nuestros estudiantes hayan ocupado el puesto 62 de 65 en comprensión lectora. Aunque nada como cuando el Líbero publicó en portada que la próxima novela de MVLL sería sobre Ronaldo (¡cuando no los periodistas deportivos malinterpretando las declaraciones!). Y si quieren reirse más, mejor vean la imitación de El especial del humor sobre la premiación vargasllosiana.
Continue reading >>
 

0 en literatura - Copyright  © 2012 All Rights Reserved | Design by OS Templates Converted and modified into Blogger Template by BTDesigner | Back to TOP