jueves, 31 de agosto de 2017

Feria del Libro 2017: Una FIL que trae cola

jueves, 31 de agosto de 2017

0 floritos
¿Qué tanto importa la cultura en el Perú? Pareciera que poco cuando estamos en plena huelga de maestros, que hace meses ha dejado sin clase a miles de alumnos, o cuando el Ministro de Cultura Salvador del Solar cuestiona una muestra artística por ser supuestamente "parcializada" o cuando la presidente del Congreso retuitea un insulto a un escritor como Raúl Tola, que por más malo que sea no merece ese trato. Un panorama así, aparentemente, es tan desolador como el invierno o el cielo limeño en estos días.

Además de esos sucesos, este mes también concluyó la Feria Internacional del Libro de Lima, a la que casi por primera vez desde que la conozco, no tenía la más mínimas ganas de ir. Al final, asistí el último día más para acompañar a alguien. Hubieron algunas novedades, como la presencia de la librería Lancom, y después de todo puede decirse que fue una FIL histórica porque batió el récord de visitantes: las colas fueron las más largas que recuerde (y eso que este año se implementó la compra de entradas por internet) sino miren la foto:



Curiosamente en la cola casi nadie estaba leyendo (a veces en los bancos o en la combi veo más lectores) como si la lectura no fuera el objetivo final de la compra. O como si hacer cola fuera un fin en sí mismo: en esta FIL había colas para entrar, colas para comprar, colas para pagar y hasta colas para recitar, como en el caso del concurso de "Los heraldos negros" organizado por un Banco.


Creo que lo mejor de la FIL fue ese concurso (y la carrera por los libros de SBS). Una forma distinta de promocionar la declamación y que tuvo bastante éxito. Y, lo mejor, una opción para que el público pueda interactuar sin estar sentado frente a un ponente o abriendo la billetera. Un poco de calma, entre tanta bulla.    

Porque faltan más espacios para conversar sobre lo importante: la lectura, el aprendizaje, el goce estético. Quizás es ingenuo creer eso en una feria del sector privado que tiene como principal interés aumentar sus ganancias, por más que la Cámara Peruana del Libro sea supuestamente una asociación sin fines de lucro. Pero, en el fondo, ante la ausencia de espacios públicos o iniciativas estatales, seguimos creyendo que esa es "nuestra" feria y, en la práctica es probablemente el único contacto que tenga mucha gente con el libro, hasta el próximo año. Pero no debería ser ingenuo pensar que todos tenemos el mismo derecho de acceder a la cultura.

Aunque uno puede dudarlo cuando recuerda que, en la Feria, Mijail Garrido Lecca, un tipo que tiene un espacio sobre libros en un noticiero televisivo, recomendó solo un libro: "Harry Potter, sin ninguna duda, Harry Potter y sobre todo el número dos"(?). Hay hermanos, muchísimo que hacer. Y no solo colas.






Continue reading >>

miércoles, 26 de julio de 2017

El olvido que seremos - Héctor Abad Faciolince

miércoles, 26 de julio de 2017

0 floritos
Una mala decisión puede acabar con la vida de una persona, una mala decisión puede malograr nuestra percepción de un libro. Y tomé esa mala decisión al curiosear los comentarios de El olvido que seremos antes de leerlo: todos elogios y puntuaciones de cinco estrellas. Y, naturalmente, las expectativas se incrementaron innecesariamente. Esperaba una prosa arrolladora, un gran dominio técnico o una trama trepidante o, en todo caso, algo más que una historia feeling. O quizás es que no soy tan aficionado a historias autobiográficas sobre el padre del autor (que al final siempre se muere), en la onda de La distancia que nos separa de Renato Cisneros o La invención de la soledad de Paul Auster.



Pero después, cometí un segundo error: dejarme llevar mucho por las ideas, las posturas, las críticas contra todo y todos que pululan en la obra. Si no son acusaciones contra la derecha, son contra la izquierda y principalmente contra la Iglesia Católica. No en vano, Vargas Llosa dice en la contraportada que este libro es "uno de los más elocuentes alegatos que se han escrito". Y a mí personalmente no me gustan mucho los alegatos, al menos cuando leo una novela prefiero que tenga más literatura que ideas, por bienintencionadas que estas sean.

La primera parte del libro puede resumirse en el testimonio de un niño que cree que su padre es casi Supermán. Un oasis de felicidad y si hay algo aburrido en un libro es describir la felicidad, y es muy difícil también, aunque podríamos decir que el autor sale bien librado del trance, con sus capítulos breves y sencillos, que titula cuando quiere, de una niñez paradisíaca. Luego vendría la acción, y de qué manera, donde la muerte y el dolor se hacen presentes, narrados de forma serena pero emotiva y esas son la mejores páginas del libro.

Pero como dije, estamos ante un alegato. Y, como todo alegato, puede caer en contradicciones. Es un poco contradictorio que el narrador critique a la izquierda por considerar a la gente feliz como reaccionarios, por ser felices en un mundo lleno de dolor (p. 153) y que, por otro lado, el mismo narrador cuestiona la aparente alegría del obispo en la misa del velorio de uno de los personajes (p. 182), como si solo ciertos dolores nos permitan el lujo de la alegría. Es también contradictorio, o al menos curioso, que el narrador desconfíe de la bondad intrínseca del ser humano, apartándose de un Robespierre e insista en las mezquindades de la naturaleza humana (p. 188) y no reconozca que el catolicismo coincide en los mismo desde hace siglos, apartándose de la idea rousseauniana de que el hombre "es bueno por naturaleza" y, por el contrario, asumiendo que todos nacemos con el mal dentro, llamándo a esto, sino me equivoco, "pecado original".

Pero, vamos ¿no estamos todos llenos de contradicciones? De hecho, el propio libro las admite ¿Es contradictorio ser ateo y tener una cita bíblica preferida (p.219)? Quizás sea un signo, de inteligencia, de tolerancia, ir más allá de nuestras convicciones. El padre modelo de la obra es lo suficientemente tolerante para poner a su hijo en un colegio, porque es consciente que es el mejor lugar de los que hay (p. 90) y suficientemente inteligente para admitir que estaba equivocado acerca de la real situación de la URSS (p. 85). 

Y el mundo también es contradictorio. Así como hay curas depravados (p. 88) hay otros que dan su vida en la lucha contra las injusticias (p. 228). Así como los romanos martirizaron a los cristianos, luego estos martirizaron a los nativos americanos. ¿Cuál es entonces el camino a seguir? ¿Cómo vencer estas paradojas cuando todos somos incoherentes y nada consecuentes? Para el autor, tal vez la respuesta sigue siendo su padre.

Probablemente estas contradicciones son una forma de llegar a un equilibrio, como sucede con el padre y la madre del narrador, ambos bastante contradictorios, como se advierte del capítulo 20, pero felices. Quizás estas contradicciones sirvan para no caer en fundamentalismos, pues todos son perniciosos (p. 100).

En resumen, estamos ante un libro hermoso y sencillo, pero como tantos otros libros buenos, así como el señor Héctor Abad padre era un buen ser humano, como tantos otros. Igual, tanto los buenos libros, como las buenas personas, todos seremos víctimas del olvido que somos y seremos.

Continue reading >>

martes, 28 de febrero de 2017

It- Stephen King

martes, 28 de febrero de 2017

0 floritos
Ahora que se viene la nueva película de It, será motivo para desempolvar este antigua y aterradora reseña. Tenía muchas expectativas respecto de este libro, que me tomó solo dos meses de mi vida y no toda, como a algunos de sus personajes. Las expectativas fueron cubiertas, en parte.




En primer lugar, nada de obra maestra ni cinco estrellas. Es un buen libro y ya. Excesivas las más de 1500 páginas. 

Una versión hardcore de Los Goonies (salieron ambas el mismo año), en el que un grupo de 7 amigos (Bill, Ben, Richie, Stan, Mike, Eddie y la adorable Beverly) se enfrentan, no a unos ladrones, sino a unos odiosos abusones y a un horripilante payaso. La obra tiene una estructura bien definida, con diálogos partidos entre el final y el comienzo de cada capítulo, jugando con los planos temporales (1958 y 1985). Pero si estos cambios de tiempos te parecen buenos, ¿qué serían los de Vargas Llosa, por ejemplo?




También hay "procesos" que se repiten en cada uno de los 7 personajes: (llamada telefónica, viaje a Derry, encuentro con "It" en 1958, encuentro con "It" en 1985). A pesar que es repetitivo, no aburre, y se pueden leer varias páginas sin cansarse.

Otra de las técnicas que se usan son los collage: leemos fragmentos de diario y de recortes periodísticos. Curiosamente, la obra empieza narrada en primera persona:

"El terror, que no terminaría por otros veintiocho años -si es que terminó alguna vez-, comenzó, hasta donde sé o puedo contar, con un barco de papel"

Pero luego, abandona estos comentarios y todo lo demás sigue en tercera persona, pero con la sensación de perspectiva múltiple, por la división de capítulos por cada uno de los personajes. Lo malo es que muchos de ellos solo aparecen un momento o aportan poco a la historia. 

El autor mantiene el suspenso de la historia, a pesar de su considerable extensión, y sabe hilar fino para que no decaiga. Aumenta también (SPOILER) con la llegada a Derry de algunos personajes secundarios. También funcionan las historias complementarias (lo que pasó en Derry en décadas anteriores a la de los protagonistas). 

Quizás la escena más impactante debe ser esa en que (SPOILER) todos los chicos se la comen a Beverly, nunca había leído algo así en una novela. Fuera de ello, Beverly Marsh es probablemente el personaje literario del que me enamoraría (de adulto se entiende, no soy pedobear). La parte más estremecedora se encuentra en la página 666 ¿casualidad?

Como dato anecdótico, mencionan al Perú en las páginas 107 y 688. Y en la página 717 hacen una referencia a los dibujos de las chicas de "Luis de Vargas" ¿se referirá a Alberto Vargas?

Sin duda estamos ante algo más que una historia de terror, es también una historia de amor y de como se vivía en los suburbios de USA en los 50. Pero si esta es la mejor obra de su autor, solo leeré quizás una o dos más suyas. 
Continue reading >>

martes, 31 de enero de 2017

Top 10 de un año raro (2016)

martes, 31 de enero de 2017

0 floritos
Para mí el año pasado aún no ha terminado. Hay demasiado trabajo, muchas cosas por hacer, sigo básicamente en lo mismo y ni siquiera hubo feriados los últimos días, así que duró igual que cualquier fin de semana. También podría decir que no creo en la Navidad, que es patético celebrar el año nuevo, que para mí es como un día normal o alguna otra boutade para parecer moderno. Todas las anteriores pueden ser mis excusas para recién hacer un recuento, muy tardío, del 2016.

Luego de disculparme por haber cometido el pecado de no ceder ante la necesidad  (¿o necedad?) de la inmediatez de la información, recordemos 365 días más de intrascendencia y de libros:


http://periconoticias.com.ar/wp-content/uploads/2016/10/bob-dylan-nobel.jpg

1. El fin de Quilca (como lo conocemos): El 14 de enero desalojaban a los libreros de la Galería Quilca. Aunque varios de ellos tienen locales en otros lados, como Rocinante y Selecta, y varios de los stands luego encontraron donde reubicarse, las cosas no serían las mismas.

2. La muerte, esa gran protagonista: Este año fue la muerrrrrtetetete (leer con voz del chato Barraza). Oswaldo Reynoso falleció el 24 de mayo. Miguel Gutiérrez falleció el 13 de julio. Comentamos algunas de sus obras como El mundo sin Xochitl y Confesiones de Tamara Fiol. Tambien Umberto Eco y dos clásicos de la literatura gringa como Harper Lee (Matar a un ruiseñor) y Salinger (El guardián sobre el centeno).

3. #VargasLlosa: otro que parece que murió es nuestro máximo escritor vivo. Cinco esquinas es malísima, no tiene nada de esquina, es de quinta. Una decepción peor aun que Suicide Squad. A este paso lo mejor que hace es opinar de política. Y para cerrar el año, el mannequin challengeCincomentarios.

4. Elecciones presidenciales: Los sufragios suelen ser una desgracia peor que el juego de Saw, para elegir el mal menor. Más allá de los memes de Acuña atribuyendose la autoría de obras clásicas, estos comicios han sido los primeros que recuerde en los que se haya citado un libro durante el debate, el cual fue bastante comentado y parece que hasta leido en este año: Historia de la corrupción en el Perú. Aunque quizás lo único bueno es que haya sido ¿derrotado? nuevamente el fujimorismo. 

5. FIL con Nobel: Un suceso cuasi histórico de este año fue la visita de un Premio Nobel, creo que por primera vez, a la Feria Internacional del Libro de Lima: Le Clézio. El galardonado N.º 6 en llegar al Perú, luego de Hemingway, Gabo, Neruda, Saramago y Mo Yan. Dos años seguidos de estas noticias. Me pregunto que escritor famoso vendrá en 2017.

6. La concha del año: Además de las noticias "memorables" no podía faltar el hecho intrascendente o risible que sale en redes sociales y que es blanco de bullyng. En el 2013 fue una desafortunada frase de una alumno de la UPC, en 2014 Mónica Cabrejos representando a la literatura peruana en la FIL Guadalajara con dinero de todos los peruanos, en 2015 un anuncio de la Municipalidad que hizo que Ribeyro se revuelque en su tumba. En 2016 fue una ex-integrante de "Combate" quejándose de que nadie fue a la presentación de su libro. Le dieron duro, pero solo dejaré esta respuesta.

Risultato immagine per yidda eslava libro
7. Farandulero Faveron: Y hablando de farándula, no podia faltar la noticia "romantica" aunque en este caso, es bastante creepy. En otros años fue MVLL con la mamá de Enrique Iglesias o Thays con Mónica Cabrejos. En 2016 fue el autor de El anticuario con, básicamente, cualquier chica que no le respondiera por facebook.

8. Un polémico premio Nobel: Otro tema que tomó innumerables caracteres y megas dignos de mejor causa fue el Premio Nobel otorgado a Bob Dylan. La noticia literaria del año y que hizo que el mundo volviera a hablar de la Academia Sueca, que era exactamente lo que ellos esperaban. Y todos caímos redonditos en la trampa.

9. Hay Festival: Por segundo año consecutivo, Arequipa fue la capital de la literatura peruana, en un festival con muchas actividades e invitados. Un esfuerzo que motiva y que colabora a la descentralización de los libros.

10. Venden Crisol: Y como para cerrar el círculo, después del fin de Quilca, ponen a la venta la librería más grande del país. Como dicen por ahí, que haya pasado del APRA a Patria Roja es toda una experiencia.

Los libros que leí y que más me gustaron en 2016 los pueden ver en goodreads. Algunos son bastante conocidos como Lolita o Trópico de Cáncer, otros menos como 13'99 euros. Y, ahora que lo pienso, quizás la demora en escribir estas tonterías se deba, entre otras cosas, a que no tengo computadora y que estoy a más de diez mil kilómetros de casa, en el Viejo Mundo.
Continue reading >>
 

0 en literatura - Copyright  © 2012 All Rights Reserved | Design by OS Templates Converted and modified into Blogger Template by BTDesigner | Back to TOP