domingo, 19 de diciembre de 2010

Días de película

domingo, 19 de diciembre de 2010

4 floritos
Antes todo era más fácil. Al menos ir al cine si lo era. No se necesitaba casi nada, ni compañía. Ir al cine solo es una de mis manías. No me da roche, ni me siento mal, al contrario. Es más fácil que ir con alguien. Con otra persona hay que coordinar horarios, fechas, lugar (que sea en un punto medio del domicilio de ambos) y, lo más difícil, que ambos quieran ver la misma película. Y eso, sin contar las costumbres de cada quien (a mí me gusta sentarme al fondo y sin comer, hay otros que no conciben ir al cine sin pop-corn). Ahora me siento mal. Hace tiempo que no me siento en la butaca esperando que se apaguen las luces...

Y no es solo sino que además, de los últimos libros que he leído, han ido estrenando sus versiones fílmicas. Pero siempre pasa algo que me malogra mi salida cinéfila. De la forma más tonta me perdí la pela de Los hombres que no amaban a las mujeres y también de La carretera y eso que ambas son del 2009, pero recién llegaron el mes pasado a estas tierras. Así pasa a veces. Hay pelas como Iron Man 2 que se estrenan el mismo día que en Estados Unidos, pero hay otras que demoran una eternidad o nunca llegan. Mantengo las esperanzas con Tokyo Blues (2010) y Del amor y otros demonios (2010). Gomorra (2008) ya no creo que venga. Esta última es un documental y el libro es un excelente ensayo sobre los capos de la Mafia en Nápoles. Muy impactante y con una fuerte dosis de credibilidad, uno se siente transportado a las calles dominadas por la Camorra: sangre, drogas, violencia. El ensayo es un género que me gusta sin duda. Quizás otro día postee más sobre esto. Y ya se vienen las películas de Tenemos que hablar de Kevin y Meridiano de Sangre. Ojalá que esta vez no me pierda sus estrenos. No me gusta mucho comprar DVDs.

Y hablando de compras, esta semana me ha tenido cabezón con el tema del "intercambio de regalos" navideño en mi trabajo. Creo que todo el mundo está pensando un poco en eso. En su blog, lammermoor posteó algunos
sugerencias de regalos. Y algunos otros blogs hacen lo mismo. En mi chamba el monto mínimo para regalar es 50 soles y lo único bueno es que todos decimos el regalo que queremos. La chica que se sienta a mi costado, luego de pedirme sugerencias, optó por Lo bello y lo triste de Kawabata y algo de Blanca Varela (no me hizo caso). Su amigo que trabaja en el piso de arriba pidió cualquiera de una lista larga de libros de ciencia ficción y best sellers, donde mezclaban libros aburridísimos como El ocho de Katherine Neville y novedades como lo último de Ken Follet y Umberto Eco. El pata de la oficina de al lado, que ha publicado un par de libros de cuentos, ha ganado un premio y dicen que es escritor, pidió Cuentos completos de Katherine Mandsfield y Neguijón de Iwasaki. Cómo no me tocó regalarle a estos patas monses. Me iba a Quilca y el regalo no me costaba ni 20 lucas (al menos Neguijón está a ese precio).


Pero al final mi opinión no ha cambiado. Estos intercambios, además de una idiotez y de una tergiversación del sentido de la festividad cristiana, son como ya se ha demostrado, un festival de irracionalidad económica. Sería tan fácil que mi "amiga secreta" revele su identidad y yo gustoso la llevaría al lugar donde se encuentra el objeto que deseo para que lo pague. O mejor, que me dé el dinero. O mejor aún, que no haya intercambio.

Sin embargo, ya no puedo echarme para atrás. Regalaré y me regalarán. ¿Qué hubieran elegido ustedes? Estas son mis opciones (recuerden que el mínimo es 50 soles):

- Ensayo sobre la ceguera - José Saramago, o
- Sobre héroes y tumbas - Ernesto Sábato, o
- Papeles Inesperados - Julio Cortázar


Pensé también en El pez en el agua y algún tomo de la última edición de La palabra del mudo. En realidad hay muchos otros libros que serían mejores. Por ejemplo, Bartleby y compañía que en Quilca están vendiendo justo a 50 soles, gracias al dato que me pasó R. de Fenixicidio. Una ganga. Pero dudo mucho que mi ocasional benefactora merodee por el centro de Lima en busca de mi regalo. Así que tuve que usar puros precios de librería nomás. Seguro que desperdiciará su plata (¿mi plata?) en Crisol o Ibero. Y que no sea dura y me compre la edición Alfaguara de la novela de Saramago, no quiero que de ahí me venga con la versión que sacó un periódico, que a mí, la "amiga secreta" me ha pedido un maletín que vale casi 70 soles. Tampoco quiero esa edición en la que sale la portada de la película Ceguera. Sí, creo que estoy siendo un poco exquisito.



Ceguera fue también otra de las películas que me perdí de la manera más estúpida. En esa época no tenía trabajo, ni excusas para perdérmela. Pero decidí ir con una chica y al final pasó cualquier cosa menos ver la pela. Y en la semana siguiente entré a trabajar. Dos años después, otra es la situación (y también la chica) pero mi problema se mantiene. Al final, mi querida M. y yo no nos poníamos de acuerdo sobre que película ver. Y en realidad lo que nos distanciaba era un libro o, mejor dicho, una saga: yo quería ver la primera de Millenium y ella la última de Harry Potter. Al final será para nadie y acordamos ver Amor por Contrato. Muy apropiado para estos días de consumismo desenfrenado. ¿Lo cumplirá? Creo que debí pedir como regalo en el intercambio "tiempo" o "dos entradas inexcusables al cine"."Got me a movie, I want you to know" suena una canción de Pixies en mi compu. Nunca fue tan cierto.
Continue reading >>

domingo, 12 de diciembre de 2010

Haciéndome al sueco

domingo, 12 de diciembre de 2010

2 floritos
Los días antes de un feriado son graciosos. La gente se siente como un viernes, pero actúa como un lunes. Y ese es el problema en el fondo de los blogs, uno nunca es sincero al 100% cuando se sabe que alguien te está mirando (o leyendo).




A mí me pasa lo mismo. Escribo estás líneas desde mi trabajo y es el martes 07. Mientras avanzaba con mis tareas anodinas recordé el canastón navideño que debía recoger más tarde y de solo pensarlo me dio calor. Fui al bidón para combatir los efectos de las altas temperaturas. Mientras me servía agua, veía en la tele el discurso en vivo de Mario Vargas Llosa por haber ganado el Nobel. Mucho de lo que expuso ya se lo habíamos escuchado y leído en varias ocasiones. Sin embargo, conmovió el agradecimiento a su esposa y su emoción por estar ahí donde había deseado estar desde hace tantos años. Y es que con el cierre de aeropuertos en España, la caída que sufrió y hasta la pérdida de la voz es como para darle emoción. Creo que esa emoción también se contagió a sus entrevistadores, como al autor Enrique Planas que no atinó nada mejor que preguntarle a MVLL donde alquiló su frac.




Terminó el discurso. Terminé mi agua. Termino sentado nuevamente en mi oficina. Me puse a pensar en lo que haría en mi feriado. Una opción era terminar de una vez Opiniones de un payaso de Heinrich Böll que la tengo hace semanas y nada. Aunque lo mejor sería ir al cine a ver de una vez Los hombres que no amaban a las mujeres, que por aquí ya lleva algunas semanas de estrenada. Más ahora que las noticias me hacen acordar a la trama. Todo el asunto de Wikileaks parece un Millenium a escala global y Julian Assange una especie de Mikael Blomkvist. Al igual que el personake de Stieg Larsson, Assange parece ser todo un casanova y eso ahora le está trayendo problemas, pues se le acusa de "no tener sexo con condón" (?), aparente delito en el país donde se desarrolla la saga de Millenium.

Y es que la capacidad de Internet es fortísima para revelar secretos y remecer las estructuras del poder. Lo que hacía Lisbeth Salander en el libro es una zapatilla comparado con todo lo que se ha difundido (y falta por difundir) en Wikileaks. En el Perú, la lamentable
sentencia del TC a favor de la censura y las explosivas revelaciones de Jaime Bayly sobre el presidente del país sólo sirven para confirmar el temor de ciertos sectores políticos a la verdad. Y aunque la verdad conociendo a Caballo Loco, no me sorprende lo que dijo el autor de Los amigos que perdí, la idea es la misma: parece que los poderosos darán pelea por controlar la red.

Mientras veía estas noticias, se pasó mi feriado y no vi la primera parte de Millenium, chess. Al menos espero hacerla con las otras dos partes: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire. Títulos raros ¿no? Y ni siquiera parecen ser las traducciones correctas del sueco, al menos según Wikipedia, donde la traducción literal del título de la segunda parte sería La chica que jugó con fuego (en inglés si se tituló como The girl who played with fire). La tercera parte tendría como traducción literal "El castillo de aire que fue hecho estallar" (en inglés se títuló The girl who kicked the hornet's nest, o sea, nada que ver). Y algo similar pasa con la primera parte que en inglés se tituló The girl with the dragon tatto. En fin.

Al margen de traducciones, las otras dos novelas son entretenidas, pero no tanto como la primera. En realidad, ambas son una sola, y es que, como leí en un foro, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina es como El Imperio contraataca porque para saber en que termina la segunda tienes que esperar al final de la trilogía. Y al igual que en ese episodio de Star wars, a los héroes les dan con palo, no tanto como cortarles la mano, pero casi. También hay una sorpresiva revelación de paternidad (solo fató el "Yo soy tu padre"). Y por último, un radical cambio de escenario al inicio, pues hasta ahora no me imagino a Lisbeth Salander fuera de su fría Escandinavia, veraneando en el Caribe, así como sorprende un poco ver a Luke vagando por la helada Hoth, lejos de su caluroso Tatooine.



Se acaba la semana y ya es viernes. Vuelvo a escaparme, esta vez para ver la premiación y un panelista comenta que le pareció un poco contradictorio que Vargas Llosa haya denostado de los nacionalismos en su discurso y que a la vez haya dicho "Al Perú lo llevo en las entrañas". A mí no me parece tan extraño. Quizás sí un poco que en esta misma semana, mientras entregan a un compatriota el máximo galardón de las letras, nuestros estudiantes hayan ocupado el puesto 62 de 65 en comprensión lectora. Aunque nada como cuando el Líbero publicó en portada que la próxima novela de MVLL sería sobre Ronaldo (¡cuando no los periodistas deportivos malinterpretando las declaraciones!). Y si quieren reirse más, mejor vean la imitación de El especial del humor sobre la premiación vargasllosiana.
Continue reading >>

domingo, 28 de noviembre de 2010

Padres e hijos (reloaded)

domingo, 28 de noviembre de 2010

6 floritos
A raíz de un post de Oesido (o de dos, si se quiere) me quedé pensando en el tema de los hijos y los padres. Y es que, casualmente, las dos últimas novelas que he leído tratan de este tema, cada uno de forma muy diferente. Estoy hablando de La carretera de Cormac McCarthy y de Tenemos que hablar de Kevin de Lionel Shriver. Ambos son librazos.

Cuando empecé con Tenemos que hablar de Kevin, las primeras páginas que leí me dieron ganas de tirarlo por la ventana. No sé si fue la resaca del sábado o la presión que me había autoimpuesto con este libro (me salió carísimo y le tenía bastantes expectativas desde hace meses), pero las primeras páginas me parecieron insufribles, unas frases larguísimas, presuntuosas e insoportablemente intrascendentes. Descontando casos excepcionales (El lobo estepario y Soldados de Salamina son los únicos ejemplos que se me viene a la mente), rara vez un libro que empieza mal mejora más adelante. Y tengo metida esa idea de que el comienzo de una novela debe ser espectacular.

La cosa es que seguí leyendo y mi opinión cambió radicalmente. Qué tal volteada de partido. ¡Y qué historia para más fuerte! Desde Desgracia de Coetzee no sentía tremendo golpe. Pero a pesar de lo crudo de los hechos, no es una obra melodramática, insistente en el dolor de la madre. Existe incluso cierto humor negro en muchas de las situaciones.

Otro de sus méritos es que mantiene despierto el interés en la intriga, a pesar de las 600 páginas y que "ya se sabe el final" (la conclusión -o mejor dicho una de ellas- no me pareció tan convincente). Además de la historia familiar, de la crítica a la maternidad y de las muchas preguntas sin respuesta, es un libro que puede leerse en clave de crítica política: Kevin representa el sueño americano, pero convertido en pesadilla. Los muchos cuestionamientos al papel de Estados Unidos inundan el libro, las discusiones entre el padre (patriota y republicano) y la madre (cosmopolita y demócrata) sobre la crianza de Kevin son referencias indirectas a como debe reaccionarse ante el rumbo del país y las fechas también tienen algo que ver (La madre nace el día del lanzamiento de la bomba atómica, el relato transcurre entre las controvertidas elecciones del 2000 y meses antes del atentado del 11 de setiembre). En resumen: el mejor método de abstinencia que he leido en mi vida. Después de este libro, vas a pensar dos veces antes de no usar preservativo.


Sobre La carretera, no me explayaré tanto. Seguro ya han visto la película o, en todo caso, pueden leer este muy buen post de Andrómeda. Aunque me encanta la ciencia ficción no me gustan mucho las historias post-apocalípticas, con o sin zombies. La carretera, no es simplemente este tipo de relatos de futuros distópicos. Es una historia cruda y, aunque se repiten las situaciones constantemente (buscar comida, huir de los extraños, etc.) no se pierde el interés. Como el camino por el que discurren, la prosa es algo árida, seca, sin lujos; los personajes ni siquiera tienen nombre, como en algunos libros de Saramago. Y aunque el texto discurre por varios temas (la solidaridad contra el egoísmo, la barbarie frente a la civilización), la relación padre-hijo fue uno de los tópicos que más me llamó la atención.

En ambas novelas, los padres luchan contra el destino aparente de sus hijos. El padre de La carretera no se rinde ante la situación desesperada que les tocó vivir y resiste, a diferencia de la madre que prefiere resignarse ante la realidad. Algo similar pasa en Tenemos que hablar de Kevin, pero a la inversa: aquí es el padre el que no enfrenta la realidad de la verdadera personalidad de su hijo y, es Eva Katchadourian -la madre- la que, en solitario, trata de cambiar lo que le tocó vivir. Y ni que decir de lo opuestos que son los hijos, mientras a uno no le importa arriesgar su vida para ayudar a un vagabundo en medio de un mundo de caníbales, al otro...bueno... digamos que no le interesa tanto el prójimo.

Hay algo de heroico, y también de patético, en los progenitores en ambos textos. El padre de La carretera lucha para que su hijo no se vea afectado por el mundo que le rodea; Eva Katchadourian lucha para que el mundo que le rodea no se vea afectado por su hijo.

Dos buenos exponentes de la literatura norteamericana, dos relatos sobre situaciones extremas, dos novelas que nos hacen pensar que las "novelas de aprendizaje" no siempre son protagonizadas por los hijos y, en resumen, dos libros muy recomendables.
Continue reading >>

domingo, 24 de octubre de 2010

Los hombres que no amaban a las mujeres - Stieg Larsson

domingo, 24 de octubre de 2010

8 floritos
Vargas Llosa y Suecia han estado en boca de todos estos días. Y una de las novelas más comentadas de ese país pude descubrirla, como muchos, gracias a un emocionado comentario de nuestro flamante premio Nobel, publicado en el 2009. Ante tamaña muestra de entusiasmo, la curiosidad era inevitable. Y ahora, un año después, he podido disfrutar de la trilogía Millenium.

La vida del protagonista Mikael Blomkvist da un vuelco, mas o menos, también en un año. Los 365 días comprendidos entre dos navidades son el tramo que recorre la primera novela de la serie: Los hombres que no amaban a las mujeres. Y en este relato, en el que transcurren innumerables aventuras y personajes de todo tipo, destaca la imagen de la otra protagonista: Lisbeth Salander, un personaje inolvidable.

Respecto al lenguaje, este es bastante sencillo y hasta un poco pobre, con demasiadas repeticiones, donde la parquedad del estilo queda supeditada a privilegiar la acción y el desarrollo de la trama, que casi no para y esta repleta de acción, disparos, sexo, sorpresas, sadomasoquismo y esas cosas (ya falta poco para el estreno, con bastante retraso, de la película por estos lares). En esto de las limitaciones del lenguaje y la acción imparable me hizo acordar un poco a El Código Da Vinci de Dan Brown. Cierto también que se pierden un montón de páginas, tomando cafe, comiendo Billy Pan Pizzas y describiendo la ropa de los personajes (pero Murakami también y nos encanta ¿no?).

Millenium no es solo una novela policial o negra. Creo que busca ser una novela total (eso se nota más en las siguientes partes de la saga), donde se refleje toda la sociedad sueca en general y muchas de sus instituciones: prensa, empresa privadas, policía, instituciones estatales etc. Y además, es una obra que trata de reinterpretar parte del legado de la literatura sueca o al menos, de dos de sus personajes. Al menos según el autor, Lisbeth Salander sería la versión moderna de
Pippi Calzaslargas, la niña rebelde y Michael Blomkvist, al que no en vano le dicen Kalle Blomkvist, una versión actualizada del niño detective del mismo nombre.

Hay referencias a otras autoras de novelas de misterio como Val McDermid, Elizabeth George, Sue Grafton. Y en general, se nota que el autor es un apasionado por las novelas policiales. En el capítulo 15 describe la biblioteca del lugar donde se encontraba:
Allí habría unos cincuenta libros. Aproximadamente la mitad eran novelas negras, edición de bolsillo, pertenecientes a la serie Manhattan de la editorial Wahlström. Mickey Spillane aparecía en títulos como No esperes ninguna clemencia, con la clásica portada de Bertil Hegland. También encontró media docena de libros Kitty, algunos ejemplares de Los cinco de Enid Blyton y un volumen de Los detectives gemelos de Sivar Ahlrud: El misterio del metro. Mikael sonrió con nostalgia. Tres libros de Astrid Lindgren: Los niños de Bullerbyn, El superdetective Kalle Blomkvist y Rasmus, y Pippi Calzaslargas.

Creo que no es casualidad que muchos de los autores mencionados sean mujeres. Y es que el libro tiene un enfoque, no diré feminista, pero que tiene como punto central a la mujer y la violencia que se ejerce contra ella que se inicia desde el título, encabeza los epígrafes de cada una de las 4 partes en las que esta dividida el volumen y atraviesa todo el texto.

Y uno de los libros que se me vino a la mente mientras leía éste, era la monumental 2666 de Roberto Bolaño. Ambas son dos novelas póstumas, publicadas el mismo año (2004), terminadas cuando sus autores contaban con 50 años, voluminosas, con muchísimos personajes, con bastante violencia y crímenes contra mujeres, pero sobretodo ambas son un fresco de la sociedad moderna, globalizada y salvaje, que serán recordadas en los recuentos de las novelas de la última década.
Continue reading >>

jueves, 7 de octubre de 2010

¡¡Gracias Mario!!

jueves, 7 de octubre de 2010

11 floritos
Es curioso, hace un año (again) comentábamos que Vargas Llosa "matemáticamente" podía ganar el Nobel. Y es que él mismo y muchos otros, ya casi le habían echado tierra al asunto. Hasta que el día llegó. Ahora podemos decir que ha ganado el Premio Nobel de Literatura 2010. Así como lo leen. Por fin.



Primero que nada debo decir que no me considero un hardcore fan de Mario Vargas Llosa. Mi escritor peruano favorito es y será Julio Ramón Ribeyro. Y esto es algo que viene desde que tengo memoria. Recuerdo que, cuando estaba en el colegio, leí una antología de La Palabra del Mudo, con relatos excepcionales como "Alienación" o "Silvio en el Rosedal" y, al poco tiempo, leí un cuento de Vargas Llosa: "Día domingo". No me fue muy difícil elegir el que más me gustó.

Sin embargo, con el correr de los años fui leyendo varias de sus obras, no todas, solo algunas, pero que han impactado profundamente en mí, por su extraordinaria calidad, su exquisito manejo de la técnica y sobretodo por la enorme credibilidad y empatía que generan sus personajes. Pocas veces me he sentido tan identificado con alguien como en dos de sus novelas: La ciudad y los perros y Conversación en la Catedral: La primera la leí cuando, como el protagonista, estaba en el último año del colegio; la segunda, al igual que Zavalita, cuando ya estaba fuera de la Universidad, trabajando en el Centro de Lima. En ambas sentí que esas ficciones me importaban más que cualquier otra cosa, que es lo que suelen producir los buenos libros.

Y claro, me he reído con Pantaleón y las visitadoras, admirado con La casa verde, horrorizado con la dictadura descrita en La fiesta del Chivo, conmovido con Travesuras de la niña mala, disfrutado con Los cachorros, aprendido con Cartas a un novelista. Mención aparte merece El pez en el agua, uno de los primeros libros de memorias que leí y por el que, en gran medida, surgió mi pasión por el género autobiográfico.

Ahora que ha ganado el Nobel, muchas cosas pasarán. Esperaremos su nueva novela El sueño el celta (pueden leer aquí un adelanto), los libreros querrán vender más, los militares que quemaron sus libros ahora le harán un homenaje, el presidente que lo maleteó hasta el cansancio ahora lo elogia, etc. Pero lo importante es que una vez más, gracias a este ilustre hincha del mejor equipo del Perú, tenemos motivos para sonreir, para estar orgullosos y para responderle a Zavalita que el Perú no está del todo jodido, al menos en Literatura.

Gracias Mario, por todos los buenos libros. Y que vengan muchos más.
Continue reading >>

domingo, 19 de septiembre de 2010

Lecturas del resfrío

domingo, 19 de septiembre de 2010

12 floritos
Es curioso, hace exactamente un año me dió gripe y esta semana se repitió. Lo único bueno de enfermarse es que, forzosamente, hay que reposar y eso elimina las excusas para avanzar con las lecturas. Afortunadamente superé mi convalecencia con dos libros que guardan ciertas similitudes y me entretuvieron los días de semana. Este finde ya le he entrado con fuerza a Los hombres que no amaban a las mujeres de Stieg Larsson. Y por siaca, me abrigo no me vayan a dañar los 21 grados bajo cero que sufren los personajes en esa historia, que ya me estoy recuperando de mi resfrío y no quiero recaer. La trilogía Millenium ya será motivo para otro post.

Señora de rojo sobre fondo gris - Miguel Delibes (1991): Es la primera obra que leo de este autor español y hacía tiempo no leía algo con una prosa tan límpida, con un castellano tan increíblemente sencillo y castizo, pero con mucha expresividad. Eso es, sin duda, lo que más impacta del libro, desde la primera página. También sin duda, el personaje de Ana y lo conmovedora y creíble que llega a ser la historia del sufrimiento y la relación entre los dos esposos y de éste con la pintura.

El único punto en contra quzás sea la trama, no hay mayor emoción desde que ya sabemos cual va a ser el final. Pero al margen de eso es una nouvelle super recomendable, un texto de optimismo que nos alegra como ver a una chica de rojo que resalta y da vida al fondo gris de la existencia. Cuando la empecé, empezó mi gripe y aunque me sentía incómodo por tan molesta enfermedad, luego de leer lo que le sucede a la pobre protagonista, no es nada. En eso los libros, nos ayudan hasta para darnos ánimo.


Del amor y otros demonios - Gabriel García Márquez (1994): Una prosa barroca y recargada, completamente distinta a la del libro mencionado líneas arriba, pero de gran belleza. La pasión de Sierva María de los Ángeles y Cayetano Delaura es tán intensa que inunda de luz toda la historia, oscurecida por la incomprensión de la época y la ignorancia de la gente, que como un eclipse, cubren su sentimiento. Y es que ellos son los únicos personajes que sienten y viven el amor en el universo de la novela, a diferencia del solitario médico Abrenuncio, el frustrado matrimonio entre Bernarda y el Márquez, el frustrado amor entre éste y Dulce Olivia, el obispo o las monjas. Entre los adjetivos tan ricos y cargados de imágenes que suele usar Gabo en sus obras y la descontrolada atracción de los protagonistas, logré sentir esas ansias febriles que los embargaban (o quizás solo era que mi enfermedad empeoraba y tenía un acceso de fiebre repentina).

El sufrimiento y los maltratos que le producían a la pobre protagonista, con la excusa de "curarla", también me hicieron sentir afortunado y más llevadero mi modesto padecer.Por otro lado, este año estrenaron la película de este magnífico relato. El trailer lo puedes chequear aquí.

Dos novelas noventeras, dos novelas breves, dos novelas de amor en medio de sociedades totalitarias y opresoras que traslucen la realidad social de la época en la que están ubicadas y nos recuerdan que no todo está perdido si te puedes dar el tiempo de, en estas épocas tan apresuradas, relajarte y olvidarte de todo con un libro. Y quizás con eso hasta te cures.
Continue reading >>

domingo, 5 de septiembre de 2010

Fail!

domingo, 5 de septiembre de 2010

7 floritos


Luego de reirme a montones con la web de perufail, se imponía un post de errores de escritores. No estoy hablando de las erratas de impresión, ni las imprecisiones de las carátulas que pueden existir en cualquier libro. Me refiero a los errores de los propios autores en la narración de la historia: continuidad, contradicciones, anacronismos, errores geográficos, matemáticos, etc. Aunque Joyce diga que "Los genios no cometen errores. Sus errores son siempre voluntarios y originan algún descubrimiento", jeje.

Desde el momento que todo es ficción, quizás es muy difícil hablar de "errores" al compararlo con la realidad. No sólo porque cada obra puede tener su propia coherencia interna, sino también porque no todo debe analizarse desde la fría lógica. Cortázar, en Rayuela nos deja un ejemplo impagable. En esta obra discuten dos personajes. El primero critica que en la obra de Morelli "(...) una enana de la página veinte tiene dos metros cinco en la página cien. (...) Hay escenas que empiezan a las seis de la tarde y acaban a las cinco y media. Un asco”. Y otro le responde: “¿Y a vos no te ocurre ser enano o gigante según andés de ánimo?”. Y eso que Rayuela también tiene sus
bloopers.

Pero incluso estos "errores" pueden ser interpretables. Por ejemplo, en "La muerte y la brújula" de Borges, se hace mención a una estatua de Hermes y párrafos más adelante se refieren, aparentemente, a esa misma figura como a una de Jano. Algunos estudiosos catalogaron esto como un error, pero también se puede postularse lo contrario, como hizo un
crítico peruano. Aunque donde Borges sí patinó feo fue en "La intrusa" donde el epígrafe cita un versículo de la Biblia que ni siquiera existe.

El Quijote, es un clásico y uno de las más grandes obras también en el tema de
errores. Epígrafes errados, personajes que cambian sus nombres, meses en orden inverso son sólo algunas perlas. Uno de sus errores más conocidos aparece en la edición príncipe: el burro de Sancho Panza desaparece sin que se explique como y más tarde es recuperado sin saber tampoco el motivo. Esta "burrada" se intentó arreglar en la segunda edición de la obra, modificando los capítulos 23 y 30, pero la embarra peor: el pollino es recuperado antes de que se pierda. Para la tercera edición, Cervantes hace decir a Sancho que esta contradicción se debe a un "descuido del impresor". Si, cuñau.

El Perú también tiene su cuota de fails. En la
primera de sus Prosas apátridas, Julio Ramón Ribeyro señala que fue Eróstrato en que incendió la Biblioteca de Alejandría. Fail! Y Luis Loayza se lo corrige en una de sus cartas. Jorge Coaguila también ha encontrado algunos errores de sumas y de cambios de nombres de personajes en Crónica de San Gabriel y en Cambio de guardia .

A Vargas Llosa también le han asignado algunas erratas. Marco Aurelio Denegri le cuestionó que, en Lituma en los Andes, escribe "y una vizcacha grande como un conejo saltó de pronto". Para MAD, las vizcachas son más grandes que los conejos (no tengo ni idea la verdad). Al último libro de MVLL, El viaje a la ficción, también le han encontrado fails. Y hasta a Valdelomar le han dicho que en su "El caballero Carmelo" hay tantos errores que parece que no sabe nada de
gallos.

Pero si quieren fails hilarantes, la lista de Roberto Bolaño en 2666 es de antología:


–«¡Pobre María! Cada vez que percibe el ruido de un caballo que se acerca, está segura de que soy yo.» El duque de Monbazon, Chateaubriand.
–«La tripulación del buque tragado por las olas estaba formada por veinticinco hombres, que dejaron centenares de viudas condenadas a la miseria.» Dramas marítimos, Gaston Leroux.
–«Con la ayuda de Dios, el sol lucirá de nuevo sobre Polonia.» El diluvio, Sienkiewicz.
–«¡Vámonos!, dijo Peter buscando su sombrero para enjugarse las lágrimas.» Lourdes, Zola.
–«El duque apareció seguido de su séquito, que iba delante.» Cartas desde mi molino, Alfonso Daudet.
–«Con las manos cruzadas sobre la espalda paseábase Enrique por el jardín, leyendo la novela de su amigo.» El día fatal, Rosny.
–«Con un ojo leía, con el otro escribía.» A orillas del Rhin, Auback.
–«El cadáver esperaba, silencioso, la autopsia.» El favorito de la suerte, Octavio Feuillet.
–«Guillermo no pensaba que el corazón pudiera servir para algo más que para la respiración.» La muerte, Argibachev.
–«Esta espada de honor es el día más hermoso de mi vida.»
El honor, Octavio Feuillet.
–«Empiezo a ver mal, dijo la pobre ciega.» Beatriz, Balzac.
–«Después de cortarle la cabeza, lo enterraron vivo.» La muerte de Mongomer, Henri Zvedan.
–«Tenía la mano fría como la de una serpiente.» Ponson du Terrail–. Y aquí no se especificaba a qué obra pertenecía el lapsus cálami.


El otro día, leyendo Dietario voluble de Vila Matas, me encuentro con que este autor menciona (p. 38) que le parecía asombrosa la "circulación humana que no se alteró cuando el joven de La Condena de Kafka se tiró por la ventana". Pero, si mal no recuerdo, en ese relato el protagonista se tira de un puente ¡Fail!
Continue reading >>

domingo, 22 de agosto de 2010

Las uvas de la ira - John Steinbeck

domingo, 22 de agosto de 2010

5 floritos

Luego de leer La perla, hace ya buen tiempo, quedé tan impactado que me propuse este año leer otro libro de Steinbeck. Y, luego de muchas postergaciones pude disfrutar de Las uvas de la ira. Y si bien una uva no es tan redonda ni perfecta como una perla, esta novela es muy recomendable.

Podemos decir que funciona a varios niveles. Desde el origen del título. En el capítulo XXV se hace una mención al respecto. Pero también existe una posible referencia a un himno norteamericano durante la Guerra de Secesión e incluso un nexo con el libro del Apocalipsis.

Y las referencias bíblicas parecen no acabar aquí. La travesía de una familia con 12 personajes a través del desierto hacia la "tierra prometida" de California tiene una clara alusión al Éxodo. Que casi todo el primer capítulo describa el soplo del viento y el polvo y que después de eso aparezcan los personajes, se parece a la creación del hombre según el Génesis. Incluso la parábola del hijo pródigo está implícita en la historia del protagonista y es mencionada así en el capítulo IV.

Con una prosa seca que a veces se excede en descripciones, pero que a la vez puede tener tintes poéticos, Steinbeck logra conmover al lector y crear unos personajes verosímiles y de marcada personalidad. La prosa no es tan cuidada como en La perla, pero creo que es normal que hayan estos claros en una novela extensa, a diferencia del caso de un texto más breve como es el libro de Steinbeck que leí primero.

Respecto a la estructura, la novela transcurre en capítulos alternados: los impares para la descripciones geográficas, económicas y sociales del ambiente donde se mueven los personajes; y los pares para narrar las aventuras de la familia Joad.

Y como decíamos, este libro funciona en diversos niveles. Puede leerse como la travesía de la familia Joad, la crónica de la situación político-económica del Oeste norteamericano después de la Gran Depresión, el relato sobre un expresidiario que trata de reincorporarse a una sociedad que los desprecia, la batalla entre el ser humano y la naturaleza que lo rodea, como novela de aventuras (una especie de road movie) o como una crítica a los valores de la sociedad urbana frente a la rural.



Es curioso como un libro que causó tanto revuelo cuando se publicó en 1939 sea tan poco comentado en la actualidad. Esta obra fue número uno en ventas, prohibida en un condado californiano, quemada públicamente en diversas ciudades, denunciada en el Congreso estadounidenense, defendida por la Primera Dama norteamericana, calificada como no apta para menores. Y además fue ganadora del Pulitzer al año siguiente y su versión fílmica también ganó algunos premios Oscar (la ví y es una versión interesante, aunque faltó la tortuga y cambiaron el final).

(En la imagen, campesino pobre quemando primera edición del libro que ahora está valorizada en un montón de plata)

Quizás el ambiente de la época influyó en la recepción de la novela. En esos tiempos la situación en California era particularmente difícil. En 1934, otro escritor, Upton Sinclair, postuló a las elecciones para Gobernador del Estado con propuestas calificadas como "socialistas" en esa época, con la oposición de los grandes terratenientes. Finalmente perdió en un resultado muy controversial y con indicios de fraude. Se hablaba de "invasión roja" y el anticomunismo estaba latente. Además en el año de la publicación de esta novela, las tropas de Hitler invadían Polonia, estallaba la Segunda Guerra Mundial, Stalin imponía su política al campesinado en Rusia y Franco consolidaba su poder con el fin de la Guerra Civil Española.

Por momentos, sentí este libro de de un sabor muy parecido a El mundo es ancho y ajeno de Ciro Alegría. Con sus situaciones sublevantes, la constante presencia de la naturaleza y los animales, su rutina propia del mundo agrícola. Creo que no es casualidad que solo los separen dos años de publicación.

Este es el típico libro que te golpea por la crudeza que tiene. Y es, digamos, un libro de abierta crítica social, lo que puede no gustar a muchos (no es mi caso), pero que también sabe conservar razones para la esperanza (por ejemplo en el personaje de la madre y su manera de pensar), lo que lo hace más complejo, a diferencia de otra literatura que podría calificarse de panfletaria. Por último, tiene un final realmente de antología, que debo admitir que no me lo esperaba para nada, tan poético y tan duro a la vez, que hace que su imagen se nos quede grabada. Creo que solo el final es motivo suficiente para leer esta novela, en una época como la actual, en la que el cinismo ante la situación de los menos favorecidos nos puede hacer olvidar que el dinero no es de las cosas más importantes.

Y las apreciaciones al respecto de Nelson (ha ha!)


Continue reading >>

domingo, 8 de agosto de 2010

Rosa Montero en Lima (¿y nueva novela?)

domingo, 8 de agosto de 2010

8 floritos
Ayer, sábado 07, se presentó Rosa Montero en el Coloquio Mujer, Identidad y Lenguaje en el audiovisual Iberoamericano Contemporáneo, realizado en el Centro Cultural de la PUCP, como parte del Festival de Cine de Lima 2010.


Imagen: cortesía www.encinta.net.

Fui al mencionado conversatorio, del que pueden leer una crónica
aquí y ver un vídeo aquí. Respecto al tema del "cine de mujer" respondió algo similar a los que le preguntan por una "literatura femenina": "Escribir sobre una mujer es hablar sobre las mujeres, mientras que escribir sobre hombres es hablar sobre el género humano". Lo máximo ¿no?

De ella he leído tres libros y todos me han dejado uan grata impresión. La loca de la casa es uno de los mejores libros "híbridos" que he leído, mezcla de crónica, memoria y ensayo, en el cual nos da un espectacular paseo por ese mundo que tanto amamos como es el de la literatura y también recorremos parte de la vida de su autora. Historia del rey transparente es otra historia que me gustó mucho, algo así como Thelma y Louise meets El nombre de la rosa.

Ese día tuvo la gentileza, como Enrique Vila-Matas de firmarme un ejemplar, en este caso de
Instrucciones para salvar el mundo y de paso aproveché para saciar mi curiosidad:




"¿Y para cuándo el próximo libro? Ya lo estamos esperando".

"Ah, ya falta poco".

"¿Cómo se llamará?"

"Se llamará El secreto de ser mortal y saldrá en marzo".


"¿Y de qué tratará?"


"Es secreto editorial" (sonríe).


He estado buscando más datos sobre esta "primicia mundial" (en exclusiva para "0 en literatura", jajajaja) y, cortesía de Fenixcidio, me entero que el libro será de ciencia ficción y saldrá en Seix Barral.Si alguien tiene alguna más pistas o links, no dude en pasarlas.


Luego se le acercaron otras personas, una con un ejemplar de Amantes y enemigos, en la edición de tapa dura que sacó el diario El Comercio. "Esta edición no la conocía" dijo, con mucha sencillez. Valió la pena ir y poder robarle unos minutos. Ya en la combi, abrí el libro y leí: "Para Pollo, amigo de Lima, este libro sobre la fuerza de la vida, un besazo. Rosa Montero 2010".


Así que ya saben, dentro de 7 meses, tendremos novedades de esta señorita.

Continue reading >>

domingo, 1 de agosto de 2010

Julio es el mes más cruel...

domingo, 1 de agosto de 2010

8 floritos
Contrario a lo que dice Elliot en The waste land, me parece que julio es el mes más cruel. Crueles son los monótonos discursos presidenciales, la absurdas marchas militares, las personas queridas ausentes por viaje, el clima frío y deprimente. Y ante todo eso solo existe una solución: seguir leyendo. Y por supuesto, julio es el mes de la Feria Internacional del Libro de Lima. Lo que también puede ser muy cruel, sobretodo cuando solo vas para ver toooodo lo que no te puedes comprar (y encima pagas por eso).




Pero esta vez fue diferente. Diversas adquisiciones y la grata compañía de Pame a la que le debo muchas cosas -como prestarme su cámara hasta el cansancio para tomar las fotos y la paciencia en acompañarme sabiendo de mis particulares costumbres cuando voy a buscar libros- hicieron que mis tres visitas a la Feria sean muy agradables. Y me llevé a mi casa algunos souvenirs, ahí les van:

1. Lolo, su vida sus goles de Cuatacho: Cuando veo
libros de fútbol baratos, rara vez me contengo. Y por cinco luquitas, tener una biografía sobre el Cañoñero, paga ¿Quién será el autor de la obra? pues no tengo la menor idea. Aunque en la solapa existe una biografía huachafísima de un señor Guillermo Cortéz Nuñez. Una edición de 1958, en papel periódico, pero cuidada.

2. Graham Greene de Ronald Mathews: Algo similar me pasa cuando encuentro un libro que en la portada dice Graham Greene, casi casi como lo que pasaba en la película Teoría de la Conspiración, donde el personaje interpretado por Mel Gibson tenía que adquirir The Catcher in the Rye en cualquier lugar que la encontrara, así ya tuviera un montón de ejemplares. A diferencia de la adquisición anterior, esta parece ser, más que una biografía, una colección de anécdotas sobre el autor de El americano impasible, que seguro será muy entretenido.


3. Abbadon, el Exterminador de Ernesto Sábato: Este ya lo tengo y ya lo he leído, pero me lo pidió un amigo por su cumple, así que esperemos que le guste su regalo. Estos tres primeros libros me los compré en el stand de "El Aleph" en sus secciones de todo por 5, 7 y 10 soles respectivamente.


4. Las intermitencias de la muerte de José Saramago: Este también ya lo he leído. Después de Ensayo sobre la ceguera, este es mi libro favorito del portugués. Era básico tenerlo y así poder releerlo. Y estaba en ofertaza a mitad de precio. Cuando fui (el segundo día de la feria) solo quedaban dos. Un par de días después ya no quedaba ninguno.


5. Poesía Completa de José Saramago: Lo mismo que el anterior: ofertaza y se agotó, aunque demoró un poco más. Este si no lo he leído, pero creo que bien valía la pena, además se ve muy bien al costado de Las intermitencias... y así seguir aumentando más tomos de la "Biblioteca Saramago" de Alfaguara.


6. Divertimento de Julio Cortázar: Casi todos mis libros del cronopio son usadazos, de librerías de viejo y tienen mas chuzos que un preso. Y es que uno de eso volúmenes cremas nuevos de la "Biblioteca Cortázar" de Alfaguara me parecían tan caros (y de hecho lo siguen siendo), pero éste estaba a 20 soles y era necesario para que le haga compañía a los otros ¿no? Además, ya hacía falta uno para leer y que esté nuevo además del Diario de Andrés Fava.


7. Instrucciones para salvar el mundo de Rosa Montero: Este también ya lo leí. Me encantó. Aunque realmente yo quería comprar Historia del Rey Transparente (que también ya la he leído,pero ustedes saben, a veces uno quiere poseer lo que le ha gustado). Lástima que cuando fui a la Feria el primer día se me acabó el dinero y cuando volví ya no encontré ejemplares, o éstos eran tan transparentes como el rey de su título. De todas maneras espero encontrarme con la autora, que viene a Lima este mes, aunque sea en la combi o donde sea para que me lo firme.




8. Neguijón de Fernando Iwasaki: Los pocos textos que he leído de este autor peruano afincado en Sevilla me gustaron mucho y me parecieron superbien escritos. Casi todos publicados con Peisa, ahora salen en otra editorial, pero ya no diré su nombre más porque algún lector puede pensar que me han pagado para hacerles publicidad encubierta. Esta es una novela que parece más extensa que sus anteriores escritos, así que promete.


9. Memorias de una Geisha de Arthur Golden: Al igual que en la Feria del Libro de Lima Norte, me regalaron un libro (estamos con la racha) por exceso de compra, jajaja. Y aunque no me gustó la película (me quedé dormido) y la verdad el libro no me llama la atención, se agradece el gesto. Ideal para fujimoristas.


¡Bueno, a leer!

Continue reading >>

sábado, 31 de julio de 2010

5 razones por las que me gustó esta Feria del Libro

sábado, 31 de julio de 2010

2 floritos
1. Ubicación céntrica: Sin duda, hacerlo en Jesús María facilita mucho la llegada del público. A diferencia de años anteriores, cuando se encontraba en el Jockey Plaza o en la Explanada del Museo de la Nación, esta vez se eligió un lugar realmente céntrico. Incluso un poco más céntrico que cuando quedaba en la ex Feria del Hogar, allá por el 2004. No más viajes interminables por la Av. Javier Prado, respirando smog y aguantando el tráfico limeño. Ahora me voy lateando y rodeado de árboles.

2. Lugar agradable: Para mí el sitio, al margen de su ubicación, es más bonito que en otras ocasiones. La distribución en círculo es medio desordenada pero ¿no es agradable perderse entre libros? Es mejor que tener siempre la misma estructura con los mismos sitios que ya se conocen de memoria. Además que las estatuas se ven muy bien y solo faltaría un poco de agua para la pileta de los caballos, ahora que se hacen piletas hasta por gusto en este distrito. Por otro lado, la extensión de esta feria es mayor al año pasado (
12 000 m2 contra 10 000 m2). Así hay menos aglomeramientos o cuellos de botella y se puede caminar tranqui, sin empujar a nadie.



3. Stands nuevos: Esta mayor extensión me parece que trajo un mayor número de expositores que el año pasado, es decir, nuevos lugares que visitar. Aunque de esos stands nuevos que hacían su primera aparición en la feria recuerdo solo el de
"Librería Inestable", un puesto de libros de poesía, ediciones muy cuidadas y ejemplares difíciles de hallar. También hubieron algunos stands de países nuevos como Marruecos y Turquía.

4. Precios súper bajos: Esto es lo que más me ha sorprendido de esta feria. En ediciones anteriores, lo de "feria" era casi simbólico porque los precios estaban iguales que en cualquier librería, sobretodo en las tiendas grandes. Sin embargo, esta vez, además de los clasicas ofertas de 3, 5 y 7 soles que trae "El Aleph" o los remates de Importaciones Riguse hubieron muchas más. Santillana se rayó con un descuento del 50% de varios de los libros de Alfaguara de autores como Cortázar, Saramago, Rosa Montero, Iwasaki etc., además de muchos otros ejemplares con rebajas del 20%. Compré Neguijón a 19. 50. En Quilca está a 20. Aunque parezca increíble, hay libros más baratos que en el Centro de Lima. En el stand de Océano hubo ofertas en obras como El corrido de Dante de Eduardo Gonzáles Viaña (de 49 a 19 soles)y 2666 (que tenía un descuento del 30%). Por fin pude ir no solo a ver.



5. ¡Más Cómics!: Me parece ques esta feria ha tenido más comics que el año pasado. Por ejemplo Ediciones Trasandinas trajo varios de DC (Supermán, Batman, Flash), que no tenía el año pasado. Editora de Carbón y Contracultura hicieron lo propio. Además, como novedad, se inauguro el
I Salón del Cómic con exposiciones, regalos y la presencia de algunos autores como Hernán Migoya y Enrique Alcatena. Incluso Daniel Alarcón se portó con el comic de Ciudad de payasos. Porque no solo es bueno leer novelas, sino también novelas gráficas.

Y la principal razón son los libros que ví y que me compré, pero eso ya será motivo para otro post.
Continue reading >>

domingo, 25 de julio de 2010

Como para calentar motores...

domingo, 25 de julio de 2010

2 floritos
Luego que acabó la gigantesca fiesta del Mundial, es hora de regresar a la modesta realidad local. Ya no más pesos pesados del fútbol, ahora toca concentrarnos en los ejemplares más sencillos y livianos. Y en libros, esa también ha sido mi consigna de estos últimos días. Luego de algunos ladrillos como Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, Historia del Rey transparente y la descomunal 2666, con sus más de 1100 páginas encima, estos días le he dado pie a libros más breves, como relatos, ensayos, nouvelles etc., como para ir calentando motores para el 01 de agosto.

Lo agradable de los libros de relatos o de ensayos es que se pueden ir leyendo en desorden y, cuando uno está echado en la cama no pesan tanto como cargar un librote de esos gordazos. Además tienen otra ventaja, son de "rotación rápida". Al menos a mí me cansa estar mucho tiempo con el mismo libro ¿No les pasa a ustedes? Si siento que algo no avanza, me da más flojera acabarlo con el tiempo. Ocupan sitio en la mesa de noche, se esconden detrás de la lámpara, se mezclan con otros objetos, se hacen amigos de la llave y el móvil y parece que nunca quieren regresar al estante o a la biblioteca de donde pertenecen, pensando que han adquirido una especie de derecho a reposar en el velador, como vigilando nuestro sueño.

Así que, por ahora, estamos con estos "libros rápidos". Algunas de estas obras ya las terminé, otras están en proceso y otras aún no las empiezo.


Otras tardes - Luis Loayza: Después de El avaro, El sol de Lima, Una piel de serpiente ya era hora de leer este hermoso libro de cuentos. Son historias melancólicas, evocativas, algo frías, que por momentos te dejan pensando o con la mente en blanco, como el cielo limeño que tenemos ahora y que es el fondo de todos sus relatos.

Dentro de esa atmósfera de indiferencia glacial de sus personajes, de la negación constante de sus sentimientos, de sus eternas ganas de escapar de esta ciudad grisácea existe una complicidad, una especie de calidez o guiño al lector que hace que reconozcamos en Loayza un extraordinario autor de esa maravillosa Generacion del 50 de Vargas Llosa y Ribeyro, entre muchos otros. Ideal para estos días de mal clima y patriotismo fingido.

El ídolo caído - Graham Greene: Bueno, primero debo decir que soy fan de Graham Greene. En ese sentido, este es -de alguna forma- un libro recomendable sobre todo para fans. El autor advierte "Tengo plena conciencia de los defectos de estos cuentos, escritos a largos intervalos entre 1929 y 1941. El cuento corto es una forma literaria exigente que no he practicado nunca en debida forma: presento estos cuentos como los productos subsidiarios de la carrera de un novelista".

Por ahora hay de todo un poco: Una especie de cover de Kafka ("Un día ganado"), la historia de un pata y su barriga que siempre hace ruidos raros ("¡Pobre Maling!"), pero también relatos como "Deberes especiales" (donde se burla de los creyentes) o "La sugerencia de una explicación" (donde se burla de los ateos). Y por supuesto, una historia para matarse de la risa como "La película verde", donde queda clara la moraleja del cuento: nunca vayas con tu esposa a ver una película porno, jajaa (¡qué sería de Graham Greene sin su humor!). Hasta el momento, el mejor cuento de este volumen es, para mí, "A través del puente", tiene todo lo que caracteriza a una buena novela de este autor: frases de antología, personajes solitarios, lugares "exóticos", persecuciones de la policía y situaciones graciosísimas. El relato que da título al libro no me gustó tanto, aunque tiene una película (y le van a hacer remake).

Escritos críticos - James Joyce: Personalmente, me encantan los ensayos. Mil veces mejor un ensayo literario de un buen escritor, que un aburridísimo libro de crítica de algún profesor desconocido. Y si los textos son de un grande entre los grandes como James Augustine Joyce Murray, mucho mejor. En esta compilación de su biógrafo Richard Ellmann, tenemos desde sus trabajos del colegio, artículos, conferencias, poemas recontra burlones y algunas de sus cartas a otros escritores como Svevo y Pound.

Es interesante comprobar como un escritor que revolucionó el uso del lenguaje, la forma de escribir y muchas de las convenciones literarias de su época puede también, incluso desde la escuela, escribir con un soberbio dominio del idioma y con la elegancia de un autor clásico, tratando de explicar poco a poco sus posturas hacia un tema y convenciendo. Este compilado también tiene la ventaja de permitirnos ir recorriendo a través de sus escritos la complicada vida de Joyce, su educación jesuita, sus viajes, sus problemas económicos, su posición ante la Primera Guerra Mundial, etc. Además que es más fácil que adquirir la portentosa biografía del mismo Richard Ellmann, considerada por muchos la mejor biografía escrita sobre un autor, y que cuesta un montón en la Feria del Libro.

El diario de Andrés Fava - Julio Cortázar: Esta aún no la leo (ni siquiera la he abierto). La compré hace un tiempo aprovechando que estaba en oferta (12 lucas) y creo que será un buen postre para estos días de descanso y de feriados. Así acabaría con el último de este autor que tengo sin leer en mi colección cortazariana (que tampoco es tan amplia, valgan verdades).

Al menos así será hasta el 01 de agosto, en el que en
abrete libro, iniciaremos la lectura de Las uvas de la ira. Y claro, antes habrá que volver a la Feria del Libro, pero eso ya será quizás para otro post.
Continue reading >>

viernes, 9 de julio de 2010

Vila Matas en Lima

viernes, 9 de julio de 2010

12 floritos
07 de julio de 2010. Salí un poco tarde, llegué al Centro Cultural de España a eso de las 6 y 15 y había una colaza (como todo lo que hay en ese lugar). Me fui al final con el resto de los mortales mientras leía mi Perú21, que ese día había sacado una entrevista a Vila Matas, que pueden leer aquí.





Imagen cortesía del
http://hablandodelasunto.com.ar/?p=1278


Por fín pude entrar y sonaba Be my baby de The Ronettes, su canción favorita (cuando tenía 17 años, según su libro Dietario Voluble). Lo malo es que la pusieron como 15 veces. El lugar estaba llenecito. El entrevistador fue Gabriel Ruiz Ortega.



La "Conferencia Magistral" se titulaba "La teoría de Lyon" pero más que conferencia fue una conversa, se habló hasta de fútbol, de hecho, esas fueron las dos primeras preguntas, inspiradas por la histórica victoria española ante Alemania que la ponía en las finales. Ahí confirmé que Vila Matas era súperhincha del Barza y solo faltaba que aparezca el Cholo Sotil para que se tomen una foto.


Luego vinieron las anécdotas sobre su paso por la buhardilla de Marguerite Duras, plasmadas en su novela París no se acaba nunca. Después hablaría de autores peruanos, de su admiración por Ribeyro y sus ganas de conversar con Enrique Prochazka.


Para eso el cansancio del día ya me estaba pasando factura y bostezaba sin roche, pero me consoló el hecho que Vila Matas contara que, cuando conoció a Paul Auster en Nueva York, se la pasó bostezando; a pesar que había sido un momento que esperó mucho tiempo. Comentó que ha escrito un libro titulado No soy Paul Auster, aclaración muy necesaria, la verdad.





¡¡igualitos!! (imagen cortesía del blog El síndrome Chéjov)


Luego de muchísimos otros temas que se tocaron en esas casi 2 horas, llegó el momento de las preguntas. Lástima que solo fueron 3, y una de ellas fue la de un pata del público que le preguntó cual era su signo zodiacal (y su ascendente) ¿wtf?


Luego vino el momento de la firma de autógrafos. Fue un desorden total. Luego de recibir empujones, llegué hasta el autor, le dije mi nombre, le pasé el ejemplar y ¡tanán! Me imagino que ahí los organizadores se habrán dado cuenta que el lugar quedó chico. A pesar de los inconvenientes, creo que fue muy positivo todo esto, teniendo en cuenta que pocas veces llegan escritores de la talla de Vila Matas al Perú. Ojalá esto motive a que sigan viniendo más, aunque esto último suene al floro que se dice para que vengan grupos y cantantes foráneos.

Y un vídeo al respecto
aquí.

Actualización 11 de julio: La conversa con Vila Matas completa en vídeo aquí:
Continue reading >>

martes, 6 de julio de 2010

¡¡Fútbol!!

martes, 6 de julio de 2010

4 floritos
En este blog ya hemos hablado antes de fútbol (hasta existe un tag al respecto). Así que el post oportunista sobre el Mundial quizás no era necesario. Pero estaba leyendo Dietario Voluble de Enrique Vila-Matas y me sale con un texto donde comenta la final del Mundial del 2006 entre Francia e Italia.

Entonces pensé ¿Alemania otra vez en semifinales? Y recordé: en el Mundial del 66 quedaron segundos; en el siguiente, terceros y en el 74, campeones. En este siglo, en el 2002 quedaron segundos; en el 2006, terceros y en el 2010... ¿se repite la historia? ¿Qué diría el
pulpo?

Pero, también pensé en la relación entre literatura y balompié. Antes era más común que los escritores sean antipelota como Rudyard Kipling, Shakespeare ("Tú, vil footballer" exclama un personaje del Rey Lear) o Borges y su archiconocida anécdota. Aquí es cuando debería, mismo árbitro, aplicar compensación, decir que las cosas han cambiado y citar a todos los escritores hinchas del fútbol o simplemente hacer copy paste de este
artículo como lo hizo un seudo redactor para un texto de El Comercio.

A estas alturas ya son algo innecesarias estas explicaciones. Libros y fútbol se pueden llevar muy bien. Al menos así parece cuando camino por Quilca y veo a los libreros hipnotizados frente a la pantalla, ajenos a la ficción que los rodea.

Libros de fútbol o que tocan este tema hay por montones. Históricos, literarios, de opinión, humorísticos, ensayos, novela, cuentos, teatro, poesía etc. me hacen confirmar que a mi biblioteca futbolística aún le faltan varios.



El Perú no ha sido ajeno a esto: tenemos novelas de fútbol como "La tristeza de los burros" de Ernesto Ferrini, tenemos obras de teatro cómo "Historia de un gol peruano" de Alfredo Bushby, tenemos poemas como "Polirritmo dinámico a Gradin, jugador de fútbol" de Juan Parra del Riego) y hasta de memoria-autoayuda como "Sí se puede" de Freddy Ternero. Incluso una "selección peruana" cortesía de Estruendomudo.

Pero lo que más hay es cuentos. Cuando estaba en el cole, devoraba con ansiedad una revista futbolística llamada O11ce. Ahí publicaban algunos futbocuentos de Oswaldo Soriano (recuerdo uno del Míster Peregrino Fernández) y de Fontanorrosa, que me parecieron entretenidos. Muy recomendables son también "La pasión de multitudes" de Rodrigo Fresán, "Buba" de Roberto Bolaño y, de los peruanos, "Atiguibas" de Ribeyro y "Donde anidan las arañas" de Sergio Galarza . Pero, hasta donde sé, novelas de fútbol no hay ninguna que haya sido excepcional.

¿Por qué la literatura no ha dado a luz LA novela sobre el fútbol? ¿Por qué aún no logra aprehender el fenómeno más importante del siglo que pasó? Me animo a una teoría. El fútbol, digan lo que digan, es un fenómeno colectivo. Y la novela, que sigue siendo el género por excelencia en la actualidad, es en gran medida, un género que exalta lo individual. El libro del fútbol tiene que ser narrativa épica, donde prime lo grupal sobre lo personal, donde se exalte el sentimiento de pertenencia. El protagonista de una novela de fútbol debería ser un club, o un país, que son los que ganan campeonatos. Los jugadores pasan, los equipos quedan. Claro, existen las figuras, los protagonistas. pero están supeditados al conjunto. Una novela de fútbol debería inspirarse en la Ilíada y en ésta no se narra desde la perspectiva de Aquiles. No todo son las individualidades. Sino piensen en Argentina y Messi.

Aunque claro, Jorge Valdano, tiene su propia teoría.

Y para que vean que fútbol y literatura ya son patas, escuchen a Claudio Pizarro recitando un poema de Pablo Neruda. O a Daniel Alarcón o Iván Thays comentando sobre fútbol.
Continue reading >>
 

0 en literatura - Copyright  © 2012 All Rights Reserved | Design by OS Templates Converted and modified into Blogger Template by BTDesigner | Back to TOP